Sábado 23 de octubre de 2021

Mons. Martínez: "Debemos ubicarnos en la pequeñez y la humildad"

  • 26 de noviembre, 2018
  • Posadas (Misiones) (AICA)
"Para cumplir nuestra misión evangelizadora siempre deberemos ubicarnos en la pequeñez y en la humildad, desde donde podemos servir en la construcción del reino de justicia y de paz", recordó el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, al reflexionar sobre la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo.
Doná a AICA.org
El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, lamentó que "la ceguera e incomprensión sobre el reinado de Jesús, es también una incomprensión sobre la misión de la Iglesia", al reflexionar sobre la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo.

"La imposibilidad de captar por dónde pasa el verdadero reino, está ligada al alejamiento de Dios. Para percibirlo es necesaria una cierta mirada de fe. Es clave recordar que como Iglesia y como cristianos debemos seguir apostando en la cotidianidad, no al éxito, ni a triunfalismos pastorales, sino a la fidelidad, al seguimiento de Cristo, el Señor, que siempre implica el tomar la cruz de cada día, considerando que el discipulado debe ser siempre pascual", subrayó.



El prelado indicó que "para cumplir nuestra misión evangelizadora siempre deberemos ubicarnos en la pequeñez y en la humildad, desde donde podemos servir en la construcción del Reino de justicia y de paz: ?Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos?".

"Si bien este código de la pequeñez es parte de la fe del discipulado cristiano, e implica a todos los bautizados, es necesario especialmente que aquellos que tenemos distintas responsabilidades públicas y sociales tengamos una captación de esta dimensión esencial de la vida cristiana, por las consecuencias que esto debe tener en la sociedad, traducidas en actitudes que hacen al servicio y al bien común", puntualizó.

"Nosotros también necesitamos desde la fe y la pequeñez captar y comprometernos con este reino que nos hace discípulos y testigos de Jesucristo, promotores de algunos valores como la vida, la familia, la justicia, la verdad, que nos permiten tener un horizonte de esperanza", concluyó.+

» Texto completo de la reflexión