Lunes 17 de junio de 2024

Mons. Martínez: 'El amor es el único camino capaz de romper las grietas'

  • 29 de marzo, 2023
  • Posadas (Misiones) (AICA)
El obispo de Posadas meditó, en su carta para el quinto domingo de Cuaresma, acerca de la esperanza y el amor cristianos.
Doná a AICA.org

En su carta referida al quinto domingo de Cuaresma, el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, se refirió al pasaje evangélico de la resurrección de Lázaro y a la esperanza y al amor cristianos.

En su mensaje el prelado expresó: "Desde este tiempo cuaresmal en el que queremos convertirnos a Jesucristo, el que murió y resucitó, estamos llamados a ser testigos de la esperanza” y precisó: “La esperanza cristiana, teológica, está fundamentada en el misterio de la Encarnación y la Pascua, o sea en el hecho de que Dios quiso hacerse uno de nosotros y así se ligó a la historia humana. Por eso hablamos de una fe comprometida con la historia, con el drama humano, con la búsqueda de transformación, con la certeza de la dinámica de la Pascua, de la muerte y la Vida, que nos encamina a la eternidad”.

Luego, se refirió al tiempo de Cuaresma, durante el cual “hemos ido profundizando en una clave para poder celebrar la Pascua: el amor”, y añadió: “Para ello, aprovechamos la sobriedad de este tiempo para hacer nuestro examen de conciencia y revisar si este don y esta tarea del amor nos ayuda a orientarnos hacia la donación de nosotros mismos, considerando a los otros como hermanos y hermanas. Cada uno puede ver cuáles son los aspectos que dificultan este discipulado de la caridad”.

El obispo posadeño afirmó que “en un mundo tan materialista y mercantil, donde parece que todo se compra y se vende, nos puede ir ganando el flagelo de la indiferencia, que aparece cuando nos hacemos individualistas y nos gana la desesperanza”, y advirtió: “Cuando esto pasa, vamos perdiendo nuestro vínculo con los hermanos y obviamente también con Dios”, lo cual “desdibuja nuestra dignidad humana y nuestra capacidad de ser verdaderamente felices. La avaricia que implica creer que el poder y el tener nos van a dar la plenitud nos lleva, por el contrario, necesariamente a la autodestrucción”.

Frente a ello, monseñor Martínez recordó que “el mismo Señor entrega su vida en la Pascua y la celebra sacramentalmente en la Eucaristía, en la Última Cena”.

Y terminó diciendo: “El amor es el único capaz de romper las grietas del odio, de la violencia y de la indiferencia. Esto que a algunos les puede parecer una utopía impracticable, es el único camino, el único código que salva al mundo y hace posible la fraternidad humana”.+