Jueves 20 de junio de 2024

Mons. Martín: 'Los tesoros del reino de Dios se revelan a los humildes'

  • 6 de junio, 2023
  • San Lorenzo (Santa Fe) (AICA)
El arzobispo de Rosario presidió la misa de culminación de la tradicional peregrinación Rosario-San Lorenzo, que este año tuvo por lema "Tu presencia, nuestra paz".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, presidió este domingo la misa de culminación de la tradicional peregrinación Rosario-San Lorenzo, que este año, en su edición 46°, tuvo por lema “Tu presencia, nuestra paz”.

Esta peregrinación, que tiene como punto inicial la catedral Nuestra Señora del Rosario, se realiza para pedir especialmente por las vocaciones sacerdotales, religiosas y consagradas y por el seminario arquidiocesano.

Desde el Campo de Gloria, en la localidad de San Lorenzo, el prelado agradeció “de corazón el testimonio de fe del pueblo de Dios que se manifiesta y sale a la calle, peregrinando rumbo a la Casa del Padre”.

Asimismo, destacó que las cosas auténticas son las que duran, las que permanecen, como esta demostración de devoción popular que está cerca de cumplir medio siglo de existencia: “Es signo de una verdad, de una fidelidad, de una proclamación constante de la fe”.

Por eso, animó a los presentes a “recordar, a volver a pasar por el corazón que nuestro destino es Dios. De él venimos y hacia Él vamos, para conocerlo, amarlo y servirlo”, teniendo presente que el sentido último de todo es conocer a Dios, amar a Dios.

“Pero el conocimiento de Dios está cerrado a los soberbios. Los tesoros del reino de Dios se revelan a los humildes y sencillos”, expresó, alertando que “el creerse todopoderosos nos encierra al misterio de Dios”.

"Del conocimiento del Dios vivo y verdadero depende nuestra felicidad, nuestra eternidad", insistió y recordó que “conocemos a Dios por la fe, por un regalo, un don”.

A su vez, monseñor Martín añadió que “si somos hechos a imagen y semejanza de Dios no puede haber otro camino que el amor. Ama, si quieres ser feliz. Amar a Dios y al prójimo. El más allá se da más acá amando”.

También aseguró que “un mundo más humano es nuestra gran tarea, que podemos lograr viviendo en el amor, sobre todo amando a los que más sufren y hacer que todos conozcan el amor de Dios”.

“Somos ese pueblo que camina en medio de la oscuridad sembrando la esperanza y el amor. No nos dejemos robar la esperanza. No nos desanimemos. Dios está con nosotros y su Santísima Madre que la que nos acompaña hace 250 años que ha sido testigo del caminar de Rosario y toda la arquidiócesis”, alentó.

Para concluir, el arzobispo de Rosario llamó a tener “la certeza de que estamos para Dios”. “Todo lo que hagamos: trabajo, estudio, noviazgo, amor, participación en la ciudad, todo, todo es para Dios. Sigamos caminando, juntos como Iglesia, amando, conociendo cada día más a Dios para poder servirlo y amarlo y contemplarlo en el Cielo”, concluyó.+