Miércoles 29 de junio de 2022

Mons. Margni en el Cottolengo por los 18 años de la canonización de Don Orione

  • 19 de mayo, 2022
  • Avellaneda (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Avellaneda-Lanús recorrió las instalaciones, compartió un almuerzo con residentes, voluntarios y sacerdotes, y presidió la misa en la que rezó por los que necesitan y sufren enfermedad.
Doná a AICA.org

El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Marcelo Julián Marghi, visitó el Cottolengo de esta ciudad bonaerense, donde recorrió las instalaciones, compartió un almuerzo con los servidores y presidió la misa por los 18 años de la canonización de san Luis Orione.

En la homilía de la celebración eucarística, el prelado explicó por qué lo llaman “Maxi” de modo familiar y recordó que mientras estudiaba en Roma, entre 2003 y 2005, tuvo “la gracia” de participar de la ceremonia en la que Luis Orione fue proclamado santo.

“Hoy vamos a rezar por las familias que están tristes o asustadas en el barrio; por todos los que necesitan; por el trabajo, por el pan, por los que sufren enfermedades, todos los que sirven en este querido Cottolengo y sus necesidades”, expresó.

“Queremos abrir el corazón a Dios con inmensa gratitud; es lo que hacemos un día como hoy en ocasión de la solemnidad de un santo patrono”, explicó, y destacó: “Le damos gracias a Dios porque nos lo regaló y porque su coraje, su inspiración, su bondad, se extiende en el tiempo y la historia haciendo posible que hoy nosotros estemos celebrando por el regalo de su vida”.

El prelado invitó también a pedir por las “muchas obras” que la congregación tiene en el mundo, en especial los cottolengos, las comunidades, la misión, el servicio, “iluminados por estos textos de la Palabra en la que encontramos la enseñanza profunda de Jesús, siempre al lado de los pequeños”.

Al finalizar la misa, monseñor Margni pidió prestada una guitarra y cantó junto a los presentes en la capilla del cottolengo.

Asimismo, recibió obsequios elaborados por los residentes en el hogar y un “Libro de la Vida” del santo.

El obispo también caminó por el patio, donde bendijo la imagen de Nuestra Virgencita de Fátima, visitó los hogares y compartió un almuerzo junto con el equipo técnico, el personal de salud y los residentes.

Más información en Facebook Cottolengo Don Orione Avellaneda.+