Viernes 23 de julio de 2021

Mons. Macín: Hay que asumir un rostro samaritano de un modo más patente

  • 14 de julio, 2021
  • Reconquista (Santa Fe) (AICA)
El obispo de Reconquista difundió una nueva meditación pastoral en torno a la pandemia, en la que considera necesario que la Iglesia diocesana asuma el sufrimiento desde una perspectiva social.
Doná a AICA.org

El obispo de Reconquista, monseñor Ángel José Macín, difundió una nueva meditación pastoral en torno a la pandemia, en la que considera necesario que la Iglesia diocesana asuma el sufrimiento desde una perspectiva social.

“Daría la impresión que estamos en una etapa de transición en la crisis global de la pandemia provocada por el Covid–19 y una nueva época asoma, la que aún no sabemos cómo se irá desarrollando, y hacia qué orillas nos llevará. Pronósticos hay muchos. Especulaciones también. Pero el futuro permanece todavía en penumbras, aunque algún destello de luz alumbre nuestro camino”, advirtió.

El prelado reflexionó desgranando algunos aspectos de las consecuencias y pronósticos de la crisis sociosanitaria: “La inmunidad, una meta parcial”, “Algunas reacciones personales más probables durante la transición”, “El sufrimiento, una constatación antropológica”,  “La cruz, como ‘lugar’ de superación del sufrimiento”, “El Buen Samaritano y algunas estrategias de transición” y “El sufrimiento desde una perspectiva social”.

En este último sentido, monseñor Macín sostuvo que “la Iglesia, nuestra Iglesia, tendrá que asumir un rostro samaritano cada vez de un modo más patente. Ella misma reconocerse vulnerable y en crisis, por esta y otras razones”.

“Tendrá que vencer el miedo, la indiferencia de muchos, el descrédito justificado o injustificado, la descalificación y el desprecio”, aseveró.

“Será, entonces, indispensable que recupere la conciencia de que en su seno conserva el tesoro escondido, el aceite del consuelo, de la salud, de la salvación, y el vino de la esperanza, de la alegría, de la fiesta, dones para ofrecer a una humanidad doliente, crucificada con Cristo, quien ahora vive por los siglos de los siglos”, concluyó.+

» Texto completo de la meditación