Viernes 30 de julio de 2021

Mons. Han Lim Moon: "Ser el burrito misionero del Señor"

  • 27 de marzo, 2021
  • Venado Tuerto (Santa Fe) (AICA)
El obispo coadjutor de Venado Tuerto reflexionó con el Evangelio del Domingo de Ramos y animó a la comunidad a vivir "el amor santo y apasionado".
Doná a AICA.org

En su reflexión para el Domingo de Ramos, el obispo coadjutor de Venado Tuerto, monseñor Han Lim Moon, animó a la comunidad a vivir “el amor santo y apasionado”.

El prelado definió este domingo como “la gran introducción a la Pascua”, en el que una “multitud de peregrinos” celebran al Señor “montado en un burrito”. Ellos dicen “Hosana”, que significa “danos la salvación”.

Monseñor Moon recordó cómo Jesús se muestra humilde y pacífico, aunque “muchos esperaban a un rey y Mesías como salvador político, poderoso y glorioso”. Pero Jesús vino para marcar “la nueva Pascua”.

El prelado señaló algunos puntos que la definen: “En la última cena, realizó una nueva y eterna alianza de amor con nosotros que celebramos el jueves santo; entregó su vida en nuestro lugar muriendo en la cruz para el perdón de nuestros pecados, que celebramos el viernes santo; descendió al mundo de los muertos para salvarlos y lo conmemoramos el sábado santo; y, finalmente, pasó de la muerte a la resurrección, es decir, realizó la Pascua definitiva, que celebramos el Domingo de Resurrección”.

El obispo hizo referencia al gesto de los ramos, los cuales simbolizan “el compromiso del pueblo con el Mesías”. “Nosotros ya sabemos que Él abrió una nueva Pascua en forma humilde, pobre y pacífica; y somos conscientes del paso de su amor en nuestra vida en esta semana santa”.

En este sentido, monseñor Moon animó entonces a “mediar las palabras y los gestos del Señor en el relato de la Pasión, pidiendo perdón a través del sacramento de la confesión, participando con devoción en las celebraciones y agradeciéndole por su amor”. 

Finalmente, el prelado resaltó cómo Jesús “desea ardientemente” celebrar con nosotros la Pascua, por eso animó a la comunidad a “ser su “burrito misionero, para llevarlo en tus ‘hombros’ a los demás y así introducirlos en su Pascua. ¡El Señor te necesita!”.+