Jueves 2 de julio de 2020

Mons. Han Lim Moon: Proclamar a toda la creación, con fuerza, valentía y creatividad

  • 21 de junio, 2020
  • San Martín (Buenos Aires) (AICA)
"Para que un cristiano tenga qué proclamar a toda la creación, con fuerza, valentía y creatividad, es indispensable tener una comunión viva, profunda y personal con Jesucristo".

El obispo auxiliar de San Martín, monseñor Han Lim Moon, reflexionó con el Evangelio del domingo 21 de junio: “Yo los envío como a ovejas en medio de lobos”, un envío que “incluye el peligro de vida a la hora de proclamar la Buena Noticia”.

El prelado comenzó diciendo que Jesús exhorta a los discípulos “a proclamar sus enseñanzas y milagros a los cuatro vientos, sin temer a la muerte. Y les revela que Él mismo es la Buena Noticia del amor de Dios en persona que estaba velado y ahora se la revela”.

Pero para esto, aclaró, hace falta “haber tenido una experiencia absoluta de la entrega del amor de Jesús y quedarse enamorado de Él”. Por eso, monseñor Moon brindó las claves para esta experiencia transformadora: “A través de la comunión con Él, especialmente en la Eucaristía”, dijo primero, porque “un cristiano bien alimentado de Cristo, respira y palpita con y en Él y tiene su perfume porque es parte de su Cuerpo Místico”.

Sin embargo, “los cristianos, al proclamar a Jesucristo por todos los medios posibles sufrirán desprecios, maltratos, odios, persecuciones”, enumeró, y continuó “si no les quedara otra alternativa que el martirio para proclamarlo, lo aceptarán”. Pero explicó que “el grano de trigo que cae y muere y da mucho fruto”. Esta es la manera más segura para que Jesucristo “llegue al corazón de las personas, incluso a sus perseguidores”.

“Para que un cristiano tenga qué proclamar a toda la creación, con fuerza, valentía y creatividad, es indispensable tener una comunión viva, profunda y personal con Jesucristo, porque Él es su mensaje en persona, estímulo y motor”, mencionó monseñor Moon y resaltó “la alegría por ser amado” que tiene el misionero.

Finalmente, animó a la comunidad: “¡No tengas miedo para proclamar esta Buena Noticia de mi Amor, yo estoy contigo!” e invitó a renovar la comunión viva con Jesucristo.+