Jueves 22 de febrero de 2024

Mons. García Cuerva: 'Sueño con una Iglesia que sea casa para todos'

  • 7 de agosto, 2023
  • Buenos Aires (AICA)
El arzobispo de Buenos Aires compartió una tarde de mates con la juventud arquidiocesana, y celebró la Eucaristía en la catedral porteña. Diálogo, anécdotas, predicación y compromisos compartidos.
Doná a AICA.org

Los jóvenes de la Iglesia porteña compartieron una tarde de mates seguida de la celebración de la Eucaristía junto con el arzobispo de Buenos Aires, monseñor Jorge García Cuerva, en la que también participó el embajador de Portugal, José Frederico Ludovice.

La Vicaría de Jóvenes preparó tres stands en la puerta de la catedral, entre los que hubo uno con mates y otro con una urna para recolectar los sueños de la juventud porteña, y dispuso una imagen de la Virgen de Luján que los recibió en la puerta del templo junto al lema de la Jornada Mundial de la Juventud de Lisboa.

La primera mateada de la tarde fue con Fernando Romero, autor de la canción “Muchachos” y catequista, quien aseguró a los jóvenes que “tienen algo valioso: su pasión”, y los invitó a ser fuente de amor para el mundo a ejemplo de Jesús.

Monseñor García Cuerva también se sumó a la ronda de mates, y los jóvenes aprovecharon para preguntarle por sus sueños, sus anécdotas y su relación con Jesús.

El arzobispo recordó anécdotas y travesuras de su niñez, y confesó que, además de su pasión por Ferro, también es de Boca y jugó al “¿qué preferís?”.

Consultado acerca de su oración, dijo que rezar es dialogar con Dios, llevarle los pedazos del corazón y de la vida y pedirle “Papá, ¿me lo armás?”

Sobre sus sueños, reveló que hay uno que todavía le dura desde su juventud: “Sueño con un mundo mejor, donde todos seamos felices, hermanos, donde no haya excluidos”.

El arzobispo también reveló que sueña con “una Iglesia joven protagonista, que se anime, profundamente alegre, que sueñe en grande, que no se conforme cuando le dicen ‘siempre se hizo así’, que tome decisiones”.

Antes de levantar la mesa del mate para celebrar la misa, monseñor García Cuerva les pidió a los jóvenes que “ayuden a soñar a los que ya no tienen ganas de soñar”.

De las charlas también surgió que uno de los sueños compartidos entre los jóvenes y el arzobispo es que la Iglesia sea casa para todos. Un sueño que comenzó a hacerse realidad en esta misa, en la que participó un joven preso que leyó la primera lectura a través de un audio.

“A veces el camino se hace cuesta arriba, como el de esos discípulos, pero ¿saben qué?, Jesús no los dejó tirados”, explicó el prelado, y recordó a los jóvenes que “Jesús camina con vos, es tu mejor amigo y nunca te abandona”.

Monseñor García Cuerva también dijo que “todos en la vida tenemos un momento en el que sentimos a Dios muy, muy fuerte en el corazón, cómo si Dios nos regalara un pedacito de cielo”, y aseguró que “Dios es el Dios de las sorpresas”.

En ese sentido, el flamante pastor porteño invitó a los jóvenes a compartir la alegría de esos encuentros con Dios: “No nos podemos guardar a Jesús para nosotros, a Jesús hay que compartirlo, contagien esa alegría”.

Al finalizar la misa, los jóvenes quisieron tener un gesto con el nuevo pastor y lo bendijeron pidiendo por su ministerio y su tarea de guiar y acompañar a la Iglesia porteña.+