Jueves 2 de febrero de 2023

Mons. García Cuerva: "Escuchar a Jesús, no vivir enredados, hablar en fácil"

  • 25 de enero, 2023
  • Río Gallegos (Santa Cruz) (AICA)
El obispo de Río Gallegos presidió la misa por el domingo de la Palabra de Dios, en la que reflexionó acerca del modo de transmitir el Evangelio, que a veces puede ser muy difícil.
Doná a AICA.org

El obispo de Río Gallegos, monseñor Jorge Ignacio García Cuerva, presidió la celebración eucarística por el Domingo de la Palabra de Dios en la capilla del obispado, donde hizo hincapié sobre tres aspectos: “escuchar la voz de Jesús”, “no vivir enredados” y “hablar en fácil, con ejemplos sencillos”.

“Quisiera centrarme hoy en estos discípulos, Pedro y su hermano, que están echando las redes; y en segundo lugar los hijos de Zebedeo que están limpiando las redes”, expresó durante su homilía.

“Una cosa es echar las redes, es limpiar las redes, y otra cosa muy distinta es vivir enredados”, puntualizó. “Estos hombres escuchan la voz del Señor y sienten el llamado de Jesús, en primer lugar porque no están enredados”, explicó.

“Podemos vivir enredados en los problemas, en cuestiones personales, en la imaginación sobre lo que puede pasar, en el miedo, en la bronca. Casi antes de que las cosas pasen estamos enojados, estamos dramatizando, ya tenemos pánico antes de que suceda”, detalló.

“Otra expresión similar puede ser ‘vivir mirándonos el ombligo’. No salir de uno mismo, vivir como adentro de un huevo, donde todo lo que pasa afuera del cascarón no me importa”, ejemplificó el obispo de Río Gallegos.

En ese sentido, sostuvo que “estamos llamados a reflexionar como Iglesia: ¿escuchamos la voz de Jesús o vivimos enredados en nuestros problemas y ensimismados no somos capaces de abrirnos a la realidad?”

“Cuando uno vive enredado en sus miedos, en los problemas, en sus angustias, es difícil que podamos escuchar a Jesús. Hoy los hombres que están pescando lo pueden escuchar porque no están enredados”, afirmó, y añadió: “Creo que este es el primer motivo por el cual estos hombres responden a la llamada de Jesús: porque no están metidos solo en su problema, escuchan la voz de Jesús que los llama”.

“La segunda cuestión por la que creo que es porque Jesús les habla en su idioma: ellos son pescadores entonces Jesús los llama a ser pescadores de hombres. Jesús habla en fácil, utiliza el lenguaje de la gente”, subrayó monseñor García Cuerva, y llamó a revisar nuestro lenguaje.

“¿Usamos ejemplos cotidianos, sencillos, como usa Jesús? ¿O nuestro lenguaje no lo entiende nadie? ¿Somos capaces de dejarnos interpelar, de utilizar el lenguaje popular o nos creemos grandes teólogos que hablamos en difícil?”, preguntó.

“Escuchar la voz de Jesús, no vivir enredados, hablar en fácil, hablar con ejemplos sencillos, ese es el modo de transmitir el Evangelio. Porque ese modo fácil a veces puede ser muy difícil”, concluyó.+