Viernes 24 de septiembre de 2021

Mons. García Cuerva: "La parábola es la llave que abre corazones y mentes"

  • 17 de junio, 2021
  • Río Gallegos (Santa Cruz) (AICA)
El obispo de Río Gallegos presidió la misa en la catedral Virgen de Luján, donde destacó a cuatro protagonistas del Evangelio del domingo: el Reino de Dios, el hombre, las semillas y las parábolas.
Doná a AICA.org

El obispo de Río Gallegos, monseñor Jorge Ignacio García Cuerva, presidió la misa del undécimo domingo del año en la catedral Virgen de Luján, de la capital santacruceña, donde destacó a cuatro protagonistas del Evangelio. 

El primer protagonista es el Reino de Dios que sin “lugar a dudas es el gran sueño de Dios para la humanidad”, expresó el prelado, y subrayó: “Vale la pena perdonar, ser honesto, generoso, solidario, comprometido, poner gestos de amor en un mundo tan violento porque así estamos sumando cada una de nuestras actitudes a este proyecto de Dios de la civilización del amor, como decía el papa Juan Pablo II”. 

“El segundo protagonista de las lecturas de hoy es el hombre que echa las semillas. Es un hombre muy esperanzado que tiene confianza en que de esa tierra pueden salir buenos frutos. Sin que él sepa cómo, la semilla va a ir creciendo. Es un hombre confiado, que es humilde y que reconoce que no sabe todo”, indicó.

El obispo patagónico hizo una referencia a la actualidad del mensaje evangélico: “La pandemia nos enseñó que no sabemos todo, y con esa humildad con la que reconocemos que no sabemos todo, también tenemos que respetar los tiempos de la vida para que no nos ganen la ansiedad, los nervios y la prisa porque si es así podemos apurar y arruinar todo”.

“En este tiempo no tenemos que pisotear la esperanza naciente con la vacuna, no tenemos que atropellar la esperanza de nuestros abuelos, la esperanza de los que tienen una enfermedad de base, que en la vacuna ven la luz de salida de esta pandemia”.

El tercer protagonista, señaló, es la semilla misma. “La semilla es pasado, presente y futuro. La vida de cada persona tiene que ser vista como una semilla en la que podamos descubrir siempre un potencial para crecer, para ser mejor, para ser protagonistas de la propia vida”.

Monseñor García Cuerva marcó como cuarto protagonista del Evangelio del domingo a la parábola que, explicó, significa comparación. Y precisó: “Jesús elige la parábola del grano de mostaza para explicar de manera sencilla algo tan profundo como el Reino de Dios”. “La parábola es la llave que abre corazones y que abre mentes”, sostuvo.

“Ojalá cada uno como agente de pastoral en la liturgia, en la catequesis, en Cáritas, en la pastoral carcelaria, los curas, los diáconos, las religiosas le contemos a la gente los misterios de Dios con palabras sencillas y fáciles como Jesús lo hizo con las parábolas”, concluyó.+