Domingo 26 de septiembre de 2021

Mons. García Cuerva: "La muerte no tiene la última palabra"

  • 1 de julio, 2021
  • Río Gallegos (Santa Cruz) (AICA)
El obispo de Río Gallegos deseó que "sea un clamor de nuestro pueblo el ´levántate´ para ayudar a los que más sufren a levantarse y animarlos en su dolor, en su tristeza, en su depresión".
Doná a AICA.org

Monseñor Jorge Ignacio García Cuerva, obispo de Río Gallegos, celebró la misa del decimotercer domingo del año en la catedral Nuestra Señora de Luján y destacó la importancia de hablar de la muerte y entenderla no como un fin en sí misma, sino como un paso para llegar a la Vida Eterna.  

“La pandemia ha dejado al desnudo cuáles han sido nuestras prioridades, cuáles son nuestras actividades y también ha dejado al desnudo cuál ha sido el modo que teníamos de vivir la muerte. Hemos descubierto la necesidad que tenemos de revalorizar los ritos funerarios, hemos descubierto lo importante que es poder despedirnos de nuestros seres queridos y vimos lo importante que es poder acompañarlos en momentos de tanto dolor”, expresó.

El prelado austral afirmó que “la pandemia de alguna manera nos volvió a enseñar que la muerte es parte de la vida y que no la podemos esconder ni la podemos maquillar, no la podemos disimular, no es un trámite en el que nos sacamos de encima un cuerpo que no tiene más vida, es mucho más que eso”.

“Algunos de los aprendizajes que nos ha dejado la pandemia es que la muerte es parte de la vida, que no la podemos negar y que en esta cultura en la que no le dimos lugar a la muerte, el Covid-19 nos hizo dar cuenta de que, aunque la queramos esconder, aunque queramos hacer de la muerte un trámite con el cual me saco rápidamente un cuerpo de encima, hay algo que es mucho más importante”. 

“Nosotros también en la pandemia podríamos decir -agregó- que de alguna manera nos fuimos muriendo. Se nos fueron muriendo los sueños, la esperanza, el horizonte que teníamos de salir adelante, las seguridades que teníamos, las prioridades, se nos fueron muriendo seres queridos. Como nos dice Jairo el jefe de la Sinagoga, mi hijita se está muriendo´, parece que la muerte va ocupando lugar en la vida, va ocupando lugar en nuestro corazón, en nuestros vínculos y en nuestra sociedad”.

Luego, haciendo referencia al 26 de junio, Día de la Lucha Internacional contra el tráfico y el uso indebido de drogas, monseñor García Cuerva agregó: “La Iglesia junto con los Hogares de Cristo y con Cáritas Argentina ha denunciado fuertemente esta otra pandemia que ha sido la droga. Esta pandemia que a algunos le llenan los bolsillos a costa de la vida de muchos, adolescentes y jóvenes su mayoría, que se están muriendo como la hijita de Jairo”.

El obispo de Río Gallegos comentó que cree “que el Evangelio de hoy y la primera lectura nos enseñan que tenemos que aprender a vivir la muerte para vivir la vida y viceversa porque en realidad una es parte de la otra y tenemos que estar acompañándonos en ese momento tan difícil de la muerte”.

Asimismo, expresó como deseo que “sea un clamor de nuestro pueblo el ´levántate´ para ayudar a los que más sufren a levantarse y animarlos en su dolor, en su tristeza, en su depresión y especialmente como Iglesia recordar a todos los que están atravesados por los dramas del alcohol, de la droga y por la adicción al juego. Tantos que buscan esas felicidades pasajeras y se destrozan sus vidas. Que sea una misión también de nuestra Iglesia diocesana acompañarlos, estar cerca y hacerlo al modo de Jesús”.+