Lunes 16 de mayo de 2022

Mons. Franzini invita a reconocer las zonas del corazón necesitadas de conversión

  • 21 de febrero, 2015
  • Mendoza (AICA)
El arzobispo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, envió una carta pastoral a los fieles para iluminar el tiempo de Cuaresma y la preparación a la Pascua. El prelado propone meditar la escena evangélica de la visita de Jesús a Zaqueo para reconocer que hay "zonas del corazón creyente y de la vida que no responden al ideal evangélico que habría de caracterizarla", y así poder transformarlas durante este tiempo.
Doná a AICA.org
El arzobispo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, envió una carta pastoral a los fieles para iluminar el tiempo de Cuaresma y la preparación a la Pascua. El prelado propone meditar la escena evangélica de la visita de Jesús a Zaqueo para reconocer que este tiempo litúrgico es una nueva visita del Señor, que llega a cada persona, a cada comunidad y a toda la Iglesia arquidiocesana.

Monseñor Franzini recomienda preceder la lectura de su mensaje con una lectura orante del pasaje para descubrir algún aspecto que llame la atención de modo personal. Luego destaca la necesidad de vivir una conversión cuaresmal que lleve, como insiste el papa Francisco, a una conversión pastoral.

El arzobispo comenta el pasaje del evangelio que sugirió para vivir la conversión cuaresmal. Explica que Zaqueo, el jefe de los publicanos de Jericó, era un hombre despreciado por su avaricia y mezquindad, que tenía conciencia de su pecado y de que el dinero no lo era todo. Sintiendo su "baja estatura espiritual y moral", fue el encuentro de Jesús sospechando que Él podría aportarle lo que le hacía falta.

"Esta conciencia del propio pecado y de algunas de sus consecuencias, como el escándalo de sus paisanos, es el inicio de su vuelta a Dios. O mejor dicho, el recurso del que Dios se sirve para suscitar en su corazón el deseo de volver a Él", escribe el prelado.

Monseñor Franzini sostiene que la Cuaresma reclama de cada fiel la misma disposición que mostró Zaqueo "para reconocer que aún hay zonas del corazón creyente y de la vida que no responden al ideal evangélico que habría de caracterizarla".

"Jesús viene a salvar y a buscar lo que estaba perdido, y si no reconocemos que también en nosotros hay ?zonas perdidas?, corremos el riesgo de desperdiciar la oportunidad de su visita salvadora", considera el arzobispo, quien también extiende la reflexión a las comunidades.

Monseñor Franzini también observa que la visita de Jesús no provoca en Zaqueo un entusiasmo pasajero o una alegría intimista, sino que lo abre inmediatamente a una nueva vida en la que se propone saldar los males hechos. "También nosotros estamos invitados a recorrer este itinerario reparador, según sean las constataciones que hagamos en este tiempo. Allí donde hemos flaqueado, allí es donde debemos disponernos a una serena, concreta y manifiesta reparación", comenta.

El arzobispo sugiere a las comunidades dos caminos de reparación que harán "mucho bien" a la Iglesia: la adoración y el servicio a los más pobres. También advierte que muchos agentes pastorales expresan cierto cansancio, por lo que pide que estas dos claves tengan su proyección y se expresen en comunidades necesitadas de conversión.

En otro tramo de su carta, el prelado recomienda volver a servirse de la historia pastoral y de la legislación particular que la arquidiócesis tiene para "avanzar de manera orgánica y seria en la comunión eclesial", poniendo en práctica las recomendaciones pastorales y valiéndose de los organismos arquidiocesanos.

El arzobispo pidió la mayor difusión posible del texto y propuso que sea objeto de reflexión y diálogo en todos los grupos parroquiales, en los movimientos e instituciones de apostolado laical, en las comunidades religiosas y en las escuelas católicas.

El documento pastoral será presentado el sábado 28 de febrero a los agentes pastorales de parroquias, colegios, institutos y centros de formación, organismos, equipos, juntas y comisiones, movimientos y asociaciones. Será en el marco de la Jornada "Juntos Caminamos", que da inicio al año pastoral.+

Texto completo de la carta pastoral (PDF)