Sábado 24 de julio de 2021

Mons. Fernández: "No seamos paganos en la forma de hablar y de mirar a la gente"

  • 22 de junio, 2021
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
"Vos sos cristiano, el amor de Cristo te ha transformado. Vos tenés que vivir, pensar y actuar en otro nivel, con otra lógica", sugirió el arzobispo de La Plata.
Doná a AICA.org

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, presidió la misa dominical en la catedral local, donde aseguró que San Pablo fue un “apasionado por Jesucristo y sentía a Cristo como un fuego que lo quemaba adentro, por eso decía: el amor de Cristo nos apremia”

“Nos está diciendo hoy a nosotros que el amor que tenemos a Cristo no sea algo débil, no sea algo secundario, no sea un adorno; que el amor de Cristo te apremia en el corazón, como le ha pasado a todos los santos. Para los santos, Cristo no era un aspecto de sus vidas, era el que había tomado su corazón y toda su existencia”.

El arzobispo platense puso como ejemplos de esta pasión por Cristo a San Agustín y a San Francisco de Asís, que “gritaban” el amor a Jesucristo.

“Cualquier amor es exigente. Si te casás, ese amor es profundamente exigente, no te va a dejar en paz toda tu vida. Si tenés hijos, el amor a tus hijos también es apremiante, no vas a tener paz toda tu vida; pero vale la pena porque el amor le da intensidad y profundidad a la existencia, porque hemos sido hechos para amar y no funcionamos sin amor. Entonces deja que el amor de Cristo también te apremie”, sostuvo.

En otro pasaje de la homilía, monseñor Fernández señaló que “el que ha sido transformado por Cristo tiene otros criterios, tiene otra mirada, ya no mira a nadie como competidor, ya no mira a otro ser humano como enemigo, ya no mira a nadie como un ser indigno”.

“Mira lo profundo, mira que ese ser humano tiene una dignidad inmensa, que ese ser humano es hijo de Dios, que ese ser humano ha sido redimido por Cristo”, diferenció.

“Así se mira a un anciano, así se mira a un preso y ¡ojo que también entre los católicos hay a veces algunos criterios violentos, que hay que meter a todos en un paredón y fusilarlos. No podemos nosotros cristianos decir esas barbaridades”, advirtió, y planteó: “O renunciar tu fe, apostatá y dedícate a decir esas barbaridades, porque para nosotros cada ser humano tiene una dignidad infinita e inviolable”.

Tras sostener que “Cristo te tiene que cambiar la mirada”, lamentó la forma despreciativa en que los cristianos a veces tratamos y hablamos de los pobres.

“No seamos paganos en nuestra forma de hablar y de mirar a la gente. Este cambio que Cristo produce nos tiene que llevar a responder al mal con el bien; a calmar las broncas, los nerviosismos, para no dejar que se nos metan adentro las broncas y los nervios y la ira del mundo”, pidió.

“Vos sos cristiano, el amor de Cristo te ha transformado. Vos tenés que vivir, pensar y actuar en otro nivel, con otra lógica”, sugirió.

“Pidámosle al Señor Jesúss en esta misa que no nos deje caer, como decimos en el Padrenuestro: no nos dejes caer en la tentación, no nos dejes caer en las garras del mundo, no nos dejes caer en los criterios del mundo. Elévanos con tu gracia, Señor, y ayúdanos a vivir en otro nivel, como vos querés”, concluyó.+