Miércoles 1 de febrero de 2023

Mons. Fernández: "El centro de Epifanía es Jesús que se manifiesta"

  • 9 de enero, 2023
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
Apelando a textos de Benedicto XVI, el arzobispo de La Plata deseó que, en esta Epifanía, a cada de uno "Jesús le manifieste lo que más esté necesitando".
Doná a AICA.org

Monseñor Víctor Manuel Fernández, arzobispo de La Plata, presidió la celebración eucarística de Epifanía en la catedral platense, donde recordó que esta hermosa fiesta significa "manifestación", y explicó: “El Señor Jesús se manifestó, nos mostró su hermosura. Y la mostró para atraernos a ese horno de amor que es su corazón, para atraernos a su amistad”.

El arzobispo platense celebró la misa el jueves 5 de enero, oportunidad en la que además rezó un responso, en unión con el Santo Padre Francisco, por el eterno descanso del papa emérito Benedicto XVI. Asimismo, recogió algunas enseñanzas tomadas de las homilías que el Papa alemán pronunció cada año de su pontificado para la fiesta de Epifanía.

“En el misterio de la Epifanía, junto a un movimiento de irradiación hacia el exterior, se manifiesta un movimiento de atracción hacia el centro. El manantial de este dinamismo es Dios, uno y trino, que atrae a todos y todo a sí. De este modo, la Persona encarnada del Verbo se presenta como principio de reconciliación y de recapitulación universal”, leyó, citando un texto que Benedicto XVI pronunció en 2006.

Monseñor Fernández subrayó que el Evangelio habla de “unos magos de Oriente”, que de hecho eran astrólogos, personas que observaban las estrellas y trataban de encontrar en ellas signos. “Dios habló el lenguaje de ellos y los atrajo a través de un signo celestial (una 'estrella'). Porque este Dios que nos atrae es alguien que tomó la iniciativa, que ha salido a nuestro encuentro, que se hizo peregrino para ofrecernos su amor”, continuó.

Destacó que el papa Benedicto XVI decía que la Epifanía “muestra a Dios que, a su vez, está en peregrinación hacia el ser humano. No existe solo la peregrinación del hombre hacia Dios; Dios mismo se ha puesto en camino hacia nosotros. En efecto, Jesús no es sino Dios, que por decirlo así sale de sí mismo para venir al encuentro de la humanidad. Por amor se ha hecho historia en nuestra historia; por amor ha venido a traernos el germen de la vida nueva y a sembrarla en los surcos de nuestra tierra” (2007).

El arzobispo platense señaló que la actitud de los magos “invita a ofrendar algo, algo que salga generosamente del corazón, porque los seres humanos también estamos hechos para dar, para compartir, y no somos felices si no aprendemos a ofrendar libremente nuestra propia vida”.

“El centro de esta fiesta es Jesús que se manifiesta”, subrayó monseñor Fernández, quien animó a pedirle al Espíritu Santo que cada uno se deje llevar "al encuentro con Jesús, para que hoy renueves tu amistad con Él, para que te detengas a agradecer de corazón porque tuviste la gracia de conocerlo. Fue una gracia, puro regalo. Hoy, agradecelo con toda el alma y hacé fiesta en tu interior”.

Finalmente, monseñor Fernández deseó que, en esta Epifanía, a cada de uno "Jesús le manifieste lo que más esté necesitando”.+

NOTICIAS RELACIONADAS