Jueves 21 de octubre de 2021

Mons. Fernández confirió el ministerio del acolitado a dos seminaristas platenses

  • 28 de septiembre, 2021
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
En una misa presidida por el arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, recibieron el ministerio del acolitado dos seminaristas de la arquidiócesis.
Doná a AICA.org

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, presidió el sábado 24 de septiembre una misa en la que les fue conferido el ministerio del acolitado a los seminaristas Pablo Álvarez y Ariel Ferrari.

En su homilía, monseñor Fernández destacó que “Cristo es nuestra vida, Él es nuestro alimento, Él es nuestra fuerza, Él es el camino, la verdad y la vida. Cuántas veces hablamos con Cristo como si fuera un recuerdo o un pensador. Pero qué hermoso es estar convencidos de que Él vive, y entonces encontrarte con Él como quien charla como un amigo que vive, que está, que escucha, que abraza”, valoró.

“Tantas veces nuestros ratos de oración se convierten en meras meditaciones, reflexiones sobre temas cristianos, sobre aspectos de la enseñanza de Cristo. Pero qué pocos momentos de oración son encuentro personal, charla tú a tú, apertura para la unión con Él”, advirtió.

El prelado recordó que “la Eucaristía es Jesús, es Él. Ya no es pan, es Él, el Amado, el que escucha, el que te habla, el que te sostiene, el que derrama vida. Es Él. No es una entelequia, un objeto religioso, es mi Amado”.

E instó a “que el acolitado sea la ocasión para vivir a fondo este encuentro, pero también para comunicar a otros este don tan hermoso”.

Al inicio del rito, el arzobispo explicó: "No venimos simplemente a elaborar buenos propósitos, venimos a recibir un don. El rito del acolitado es ante todo una bendición, donde le pedimos a Dios que derrame eso que nos pide, que lo haga posible con su gracia”.

Finalmente, recordó que “la Iglesia siempre, durante toda la historia, enseñó que la Eucaristía es el sacramento del amor fraterno, que alimenta la caridad, la entrega al otro, el servicio, la unidad entre hermanos. Por eso el acolitado exige también que el acólito haga tareas de servicio a los hermanos. El hecho de llevar la comunión a enfermos y ancianos ya expresa ese servicio, pero no basta. Para vivir todo el sentido de la vida eucarística, tenemos que buscar distintas maneras de expresar el rostro cercano y misericordioso de Jesús que se acerca y dice: ¿Qué quieres que haga por ti?”, exhortó.+