Jueves 22 de febrero de 2024

Mons. Faifer celebró los siete años de la capilla de Adoración Eucarística

  • 1 de diciembre, 2023
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo emérito de Goya presidió la Eucaristía en la catedral y recordó la importancia que la capilla, contigua al templo mayor, tiene para la comunidad.
Doná a AICA.org

En la solemnidad de Cristo Rey, el domingo 26 de noviembre, el obispo emérito de Goya, monseñor Ricardo Faifer, presidió la misa en la catedral local y celebró también el séptimo aniversario de la fundación de la capilla de Adoración Eucarística permanente, que se encuentra contigua al templo mayor. Concelebró junto con monseñor Faifer el párroco de la catedral, presbítero Juan Carlos López.

En la homilía, el prelado destacó la solemnidad de Cristo Rey del Universo: “Es rey porque conquistó a todos con su entrega de amor”, aseguró, al tiempo que  destacó que “Jesús es el principio y el fin, de Él venimos y con Él nos encontraremos al final, lo cual será el comienzo y el cumplimiento de la historia en Cristo Jesús”

Luego, manifestó que “esta celebración nos hace tomar conciencia del sentido que tiene la historia, teniendo en cuenta, precisamente, hacia dónde es nuestra meta”.

A la luz del Evangelio de ese día, el obispo emérito recordó cuando Jesús estaba por ser condenado a muerte, lo cual “nos hace pensar que es el juzgado, pero es el Juez supremo; en su muerte y resurrección, se muestra Jesús como el Señor de la historia”. “Jesús como un Juez, pero a la vez se presenta como el Pastor misericordioso. Dios mismo ha querido cuidar de su rebaño, promesa que la cumple definitivamente en Jesús”, afirmó.

Monseñor Faifer destacó cómo el Pastor “está identificado con el Juez, pero también se identifica con las ovejas”. “Al final, seremos juzgado sobre el amor que hemos dado y el amor que hemos negado. Ese amor dado o negado a los pequeños”, dijo.

Y agregó: “El juez es verdaderamente Dios con nosotros, Jesucristo, pero también es el pobre con el cual nos encontramos a diario; entonces Jesús, que es absolutamente justo, pondrá todas las cosas en su debido lugar; nadie se va a esconder de la mirada absolutamente clara y justa del Juez supremo”.

En tanto, señaló que “seremos juzgados por el amor, por la compasión que se hace cercanía y ayuda solícita, por el amor concreto”. Además, invitó a reflexionar sobre si “yo me acerco a Jesús que está presente en los necesitados”.

“El Señor, al fina,l pasará revista a su rebaño, como pastor y como oveja. Como pastor, nos dirá a cada uno: '¿Has sido buen pastor como he sido yo con los que te rodearon?, ¿te has comportado como mi pastor, que estaba presente en esos hermanos de paso, desnudos, enfermos, presos, que tenían hambre o sed?, ¿fuiste mi buen pastor porque yo estaba presente en ellos?”, continuó.

Por otra parte, animó a que “nos dispongamos desde ya para este tiempo que vendrá que, según los que entienden, serán sumamente difíciles. Será un permanente llamado a compartir, ingeniarse, no dejar de lado a aquel que se quedó sin trabajo”.

Finalmente-dijo- “pidamos al Señor vivir esta semana de una manera especial, abriendo mucho el corazón a Él, presente como ovejita necesitada en los hermanos. Ojalá que Jesús nos pueda decir a cada uno: ´Yo estaba presente allí, gracias´; o bien, por ahí: ´Te has olvidado de mi´; pero es un Juez absolutamente misericordioso, con Él nos encontraremos y será la plenitud del gozo en la resurrección final”.+