Sábado 15 de mayo de 2021

Mons. Conejero Gallego: "El consenso no hace la verdad"

  • 5 de enero, 2021
  • Formosa (AICA)
El obispo de Formosa animó a permanecer "firmes en la verdad, en la fe y a orar sin desfallecer", tras la legalización del aborto.
Doná a AICA.org

Ante la reciente legalización del aborto, sancionada por el Senado de la Nación el pasado 30 de diciembre, el obispo de Formosa, monseñor José Vicente Conejero Gallego, emitió un comunicado con algunas consideraciones.

Con una cita del Eclesiastés comenzó diciendo: “¡No hay nada nuevo bajo el sol!”, y recordó a los faraones que durante la historia de la humanidad dictaron “leyes abominables contra la vida de los inocentes”: “Hoy también, como aquellos, continúan viviendo mercenarios, sicarios, cómplices directos que atentan contra la vida inocente y la dignidad humana de los más indefensos”.

Monseñor Conejero Gallego definió a la política como “la actividad humana que nace para buscar el bien común, en el que encuentra su justificación plena y sentido”, y exhortó a los políticos: “Qué bien les vendría recordar a nuestros dirigentes que el ejercicio de la autoridad política debe realizarse siempre dentro de los límites del orden moral para procurar el bien común… límites que señala la ley natural y evangélica”.

En este sentido, el prelado señaló un principio ético: “’El consenso no hace la verdad’, pues ésta tiene su fundamento en sí misma y brilla siempre en su esplendor. Por eso, hemos de reconocer que existen leyes positivas humanas que, por más que hayan sido consensuadas y aprobadas, y se declaren ‘legales’, no siempre son justas ni verdaderas, como en este caso el dictamen de la presente ley de la legalización del aborto. El aborto es y será siempre un crimen repudiable”.

Asimismo, citó al Apóstol Pablo y exhortó a la población: “’Es preciso que se formen partidos entre ustedes, para que se pongan de manifiesto los que tienen verdadera virtud’ (1 Cor 11,19). De esta manera, queda al descubierto lo que hay escondido en el corazón de cada persona, las motivaciones más profundas de quienes se dejan conducir por el espíritu del bien y de la verdad; o bien, de aquellos que se guían por ideologías falaces, tenebrosas y apañadas de intereses”.

Sobre la posición para tomar de ahora en adelante, aconsejó permanecer “firmes en la verdad: con sentido común, humano, natural y científico, defender, proteger y cuidar, siempre y en toda circunstancia, la vida humana; firmes en la fe y en la enseñanza unánime de la Iglesia: llamando a cada cosa por su propio nombre, lo que es un crimen abominable lo es y lo será siempre; orar sin desfallecer: como Jesús en la Cruz, cuando entregaba libremente su vida por la redención del mundo y el perdón de los pecados”. 

Finalmente, monseñor Conejero Gallego invocó a Nuestra Señora de Luján, para que ruegue por el pueblo argentino y el mundo entero.+