Viernes 17 de septiembre de 2021

Mons. Colombo: La brecha agrava las condiciones de la vida social

  • 22 de junio, 2021
  • Mendoza (AICA)
"Si siempre la unidad es un desafío para un pueblo llamado a crecer, en este tiempo tan difícil la unidad es imprescindible para atender la emergencia y salir juntos", sostuvo el arzobispo de Mendoza.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, presidió la misa dominical en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, de la ciudad mendocina de San Martín, donde reflexionó sobre el texto evangélico de la tempestad calmada.

“Quizá el comentario más concreto y claro de este Evangelio, haya sido aquel memorable momento de oración del papa Francisco, el 27 de marzo de 2020, cuando en completa soledad en la Plaza de San Pedro, pronunció aquella reflexión que todavía hoy sostiene nuestra esperanza”, aseguró.

 “La pandemia no ha pasado y como una tremenda tormenta nos azota hasta la desesperación. Nos encontramos desde hace casi un año y medio expuestos en nuestra extrema fragilidad, en la conciencia de estar todos en la misma barca, y en ella, como en el texto evangélico, está también Cristo que nos sostiene en esperanza”.

El arzobispo mendocino se preguntó qué otras tempestades afligen además de la pandemia y, tras considerar que es “inevitable” referirse a ella, estimó necesario “reconocer la magnitud de otros temporales que duelen como humanidad y como país”.

“La humanidad se debate principalmente hoy ante la tempestad de la brecha entre sociedades muy desarrolladas y las otras, que no logran siquiera ponerse en pie; el acceso a las vacunas ha puesto de manifiesto esa diferencia. Por eso, es un signo positivo que algunos países compartan sus vacunas con países más pobres y postergados”, destacó.

“Como país, los enfrentamientos permanentes, incrementados en tiempo preelectoral, agravan las condiciones de nuestra vida social, atravesada por la pandemia. Si siempre la unidad es un desafío para un pueblo llamado a crecer, en este tiempo tan difícil la unidad es imprescindible para atender la emergencia y salir juntos de ésta”, aseveró.

Monseñor Colombo concluyó sosteniendo que para los creyentes, aún en estas circunstancias tan difíciles, nos convocan a expresar la esperanza en Dios poniéndolo “al frente de la barca y con poder sobre el mar y todas las tempestades, mientras comprometemos nuestros esfuerzos de estrecharnos más como Iglesia, junto al Señor que triunfa sobre toda tormenta”.+

» Texto completo de la homilía