Jueves 16 de septiembre de 2021

Mons. Colombo: "Bienvenidos a esta hermosa misión de anunciar a Jesucristo"

  • 2 de marzo, 2021
  • Mendoza (AICA)
Así recibió el arzobispo de Mendoza a los dos nuevos sacerdotes y cinco diáconos camino al presbiterio ordenados en el santuario de Nuestra Señora de Lourdes, de El Challao.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, ordenó dos nuevos sacerdotes y cinco diáconos camino al presbiterio en el marco de una celebración eucarística en el santuario de Nuestra Señora de Lourdes, en la localidad mendocino de El Challao.

Los nuevos presbíteros son Pablo Arlotta y Abel Alfaro, en tanto, los nuevos diáconos son Román Garín, Santiago Soria, Franco Alcaraz, Nicolás Ceballos y Matías Castillo.

“Es un día de gran alegría para todos, especialmente para el pueblo de Dios que espera siempre pastores que siembren en sus corazones la buena semilla de la Palabra, los cuiden, cultiven y animen, para crecer en la vida cristiana y el testimonio fiel”, destacó monseñor Colombo en la homilía.

“Bienvenidos, queridos muchachos, a esta nueva etapa de sus vidas en una Iglesia servidora, fraterna y samaritana”, expresó.

El arzobispo mendocino les recordó que “ser servidores del Señor implica poner el bien del pueblo encomendado por encima de cualquier consideración o ventaja personal” y puntualizó: “Cuidar exige atención y presencia, valentía y claridad en el hablar y en el obrar, para ser responsables y evitar que nuestros fieles se vean confundidos o abandonados a su suerte”.

“Que quienes acudan a ustedes en busca de una palabra de consuelo y de esperanza, se sientan recibidos y escuchados y tengan una respuesta según el corazón de Cristo. Que siempre puedan asumir en primera persona los sentimientos del Señor hacia sus hermanos, los hombres”, agregó.

Monseñor Colombo les encomendó a los jóvenes ordenados que “expliquen con fervor y sencillez los sagrados misterios para iluminar evangélicamente las situaciones que viven las personas, especialmente las dificultades de la vida familiar y social”.

“Nunca pretendan parecer cultos e inteligentes con argumentos de difícil comprensión que alejen u ofendan a tantos hermanos que anhelan la Palabra de Dios y necesitan a partir de ella, recibir orientaciones para vivir según Dios”.

“Queridos muchachos, bienvenidos a esta hermosa misión de anunciar a Jesucristo y servirlo en los hermanos. Seguiremos acompañándolos para animarlos a crecer en ese amor de Jesús, el Buen Pastor. Los errores y dificultades forman parte de la mochila de este viaje. Con humildad y buena disposición para dejarse ayudar se irán fortaleciendo en la misión. Ninguno de nosotros nace sacerdote sino que se va haciendo pastor en las manos de un Dios artesano, junto al afecto del pueblo que nos recibe en su nombre. Que nuestra Madre la Virgen del Rosario con su tierno amor maternal los siga cuidando animando y sosteniendo”.+