Miércoles 2 de diciembre de 2020

Mons. Carrara llamó a "mantener la mirada hacia el pobre"

  • 12 de noviembre, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
En vísperas de la Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el papa Francisco para el 15 de noviembre con el lema "Tiende tu mano al pobre", monseñor Carrara compartió sus reflexiones con AICA.

El obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Gustavo Carrara, compartió sus reflexiones sobre la Jornada Mundial de los Pobres, que se celebra el 15 de noviembre, convocada por el papa Francisco.

El lema de esta Jornada Mundial de los Pobres, sobre el cual el Papa nos invita a reflexionar, es “Tiende tu mano al pobre”, recordó el obispo. “Se inspira en la sabiduría del pueblo de Israel, y esto es como un código de vida, lo que nos propone aquí el papa Francisco, porque la oración a Dios y la solidaridad con los pobres y los que sufren, son inseparables”, destacó.

Cuando pedimos la bendición del Señor, sabemos que ésta desciende sobre nosotros, y que la oración logra su propósito cuando va acompañada del servicio a los más pobres. Oración y vida de servicio concreta a los más sufrientes, a los más postergados, a los más olvidados, es lo que el papa Francisco nos invita a tener presentes en cada Jornada Mundial de los Pobres.

“Uno de los temas que me llamó la atención de la propuesta para este año de la Jornada Mundial de los Pobres, es cuando el papa Francisco nos dice que la misericordia no se improvisa”, señaló el obispo. En ese marco, planteó: “¿Cómo involucrar a la comunidad cristiana en esta Jornada Mundial de los Pobres?” y afirmó: “Tenemos que organizar nuestras comunidades en torno al principio de la misericordia. Estar dispuestos a poner en el corazón de nuestras comunidades a los más pequeños, a los que más sufren, a los más pobres. Tratarlos como familia, como miembros de nuestra comunidad, como miembros sufrientes a los que hay que acompañar, con la esperanza de que se pongan de pie y sean protagonistas dentro de nuestras comunidades”. 

“No son entonces asistidos, sino que son miembros sufrientes de nuestra comunidad. Y frente a un hermano, a una hermana que toca la puerta de nuestra comunidad, no deberíamos preguntarle quién te recomienda, qué religión tenés, sino sobre todo estar atentos, y preguntar en todo caso: ¿Cuál es tu sufrimiento? ¿Cuál es tu dolor? O como Jesús, que ante el ciego tirado al borde del camino, lo primero que dijo fue: ‘¿Qué querés que haga por vos?’ La misericordia humanizará a nuestras comunidades de fe, las hará más fraternas, más festivas y más atrayentes, porque tendrán en su centro el Evangelio de Jesús”, sostuvo.

“También en el texto de esta Jornada hay otra frase del Papa que llama la atención, dice así: ‘Mantener la mirada hacia el pobre es difícil, pero muy necesario para dar a nuestra vida personal y social la dirección correcta’”, citó. “¿Por qué dirá esto el Papa? Me parece que lo dice porque mantener la mirada hacia el pobre es estar en las opciones de Jesús y por eso nos insiste reiteradamente el papa Francisco en esto”, consideró. 

“‘Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estaba desnudo y me vestiste, forastero y me recibiste, preso, enfermo y me viniste a ver’ ¿Cuándo Señor? ‘Cuando lo hiciste con el más pequeño de mis hermanos lo hiciste conmigo’”, recordó. “Este llamado a reconocerlo en los pobres y sufrientes, nos dice el papa Francisco en la exhortación apostólica sobre la llamada a la santidad en el mundo contemporáneo, Gaudete et exsultate, es mirar el mismo corazón de Cristo, sus sentimientos y opciones más profundas con las cuales todo el que quiere ser Santo intenta configurarse”.+