Viernes 12 de agosto de 2022

Mons. Cargnello en la fiesta del Señor del Sumalao: "Dios es quien nos reúne"

  • 14 de junio, 2022
  • Sumalao (Salta) (AICA)
El arzobispo de Salta llamó a la unidad al encabezar la procesión con el cuadro de Cristo y presidir la celebración que prepara, dijo, para la Fiesta del Milagro. Miles de peregrinos en el santuario.
Doná a AICA.org

Unas 30 mil personas participaron de la fiesta grande en honor del Señor del Sumalao, en cuyo santuario el arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, presidió este domingo 12 de junio la misa solemne con procesión.

Tras dos años de restricciones por la pandemia, los salteños peregrinaron hasta el santuario, donde el viernes comenzó el triduo y, tras las celebraciones centrales el domingo, desde ayer y por tres días se ofician misas de acción de gracias en el santuario.

En la homilía de la misa dominical, monseñor Cargnello destacó que este año los fieles se hayan podido reunir para celebrar al Señor del Sumalao. 

“El Señor del Sumalao se ha quedado en estas tierras, que son tierras de unidad de los pueblos. Es un lugar de comunión. Acá el Señor ha querido quedarse y mostrar a través de este cuadro con Su imagen que es un Dios que sigue reuniendo”, subrayó.

“Dios es quien nos reúne, la unidad no es simplemente un producto de nuestro esfuerzo sino un regalo de Dios”, recordó poniendo el ejemplo de la vida familiar y afirmando que las víctimas, los que más sufren, los conflictos intrafamiliares son los hijos, “por eso necesitamos más que nunca el regalo de la unidad”.

El arzobispo salteño sostuvo que “la unidad viene de Dios” al señalar que “Jesús nos habló del Padre y nos habló del Espíritu Santo y Él se presentó como el Hijo” y recordó que “la gran tarea” de los cristianos es la unidad.

"Muchas veces, en un conflicto en vez de decir 'yo voy a perdonar', decimos 'la culpa es del otro', y ahí es cuando se producen esas tensiones que terminan muchas veces por falta de paciencia, tolerancia, amor terminando en divisiones y rupturas”, aseveró: “Y gritamos la unidad y se proclaman las guerras”. 

“¿Quién va a construir la unidad? Solo Dios. Y ¿Quiénes son los que tienen que obrar en nombre de Dios? Nosotros los cristianos y me preguntaran ¿yo que puedo hacer si vivo aquí en medio del campo en Sumalao? El bien que hagamos tiene fuerza y el bien que Dios nos pide en este momento es la unidad”, enfatizó. 

Monseñor Cargnello afirmó: “Pasan los años y la gente viene acá y después va al Milagro y el amor es el mismo, con otras palabras o en otros tiempos, pero no cambia el corazón del hombre que desea la paz y para que allá paz es necesario que haya unidad”.

“Dejémonos envolver por el abrazo del Señor del Sumalao, que siempre tiene la ternura que nos levanta, que nos ayuda a construir la paz y la unidad y celebremos la Misa conscientes de que aquí, en la mesa del altar, nace porque esta Jesús y con la imagen del Señor del Sumalao nace la unidad de nuestras vidas, de nuestras familias, de nuestros pueblos”, concluyó.+