Miércoles 25 de mayo de 2022

Mons. Canecín: "Estrenemos el tiempo nuevo con un corazón renovado"

  • 4 de enero, 2022
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo de Goya invitó a hacer que el 2022 sea realmente un año nuevo e inédito poniendo cada uno su parte con un corazón nuevo, lleno de fe, de esperanza y caridad.
Doná a AICA.org

El obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, invitó a hacer una mirada de fe retrospectiva del año que terminó para “dar gracias, alabar, bendecir y glorificar a Dios por todo lo que Él nos ha regalado”.

“Quiero invitarlos a iniciar este tiempo nuevo. Dios nos va a regalar un tiempo nuevo, un tiempo inédito, un tiempo nunca antes vivido”, destacó en su salutación por el nuevo año.

“Invitarlos a estrenar este tiempo nuevo, pero con un corazón nuevo; porque el tiempo inédito que Dios nos va a regalar no es suficiente para que sea año nuevo. Tenemos que estrenar este tiempo inédito con un corazón nuevo, un corazón renovado, un corazón reconciliado con Dios, con uno mismo, con los hermanos, con la naturaleza”, puntualizó.

El prelado explicó que “solamente de esa manera, cuando convergen, coinciden un tiempo inédito nuevo con un corazón nuevo, puede ser feliz año nuevo. Por eso hermanos todos, les quiero desear un feliz año nuevo”.

“Pero que estrenemos el tiempo nuevo con un corazón nuevo, un corazón renovado, lleno de fe, de esperanza, de caridad; lleno de buenos propósitos que lo concretemos en la vida. Muchas expresiones tenemos para este año que este año nuevo nos traiga, y Dios nos va a regalar, pero nosotros tenemos que poner nuestra parte”, añadió.

Monseñor Canecín invitó a recordar siempre que “cuando Dios y el hombre, varón y mujer, se ponen de acuerdo ocurren maravillas” e insistió en afirmar: “Ocurrirá un año nuevo concretizando todas las bendiciones y deseos que tenemos, si somos capaces de estrenar este tiempo inédito con un corazón nuevo, parecido al corazón del Hijo de Dios que nació en la Navidad que hace pocos días hemos celebrado”.

“Los abrazo a todos y les envío la bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo para cada persona, cada familia, para cada uno de los departamentos y unidades pastorales, para toda nuestra diócesis. Feliz año nuevo”, concluyó.+