Martes 28 de junio de 2022

Mons. Buenanueva y la educación religiosa: el silencio no es salud

  • 28 de agosto, 2017
  • San Francisco (Córdoba)
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, reflexionó sobre las audiencias públicas convocadas por la Corte Suprema de la Nación para considerar la cuestión de la enseñanza de religión en Salta. "Conocer las diferencias, perder el miedo irracional al otro, aprender a convivir. La cuestión interreligiosa está hoy en las agendas de todas las sociedades modernas, con una actualidad y urgencia que no se pueden silenciar. Aquí, el silencio no es salud", subrayó.
Doná a AICA.org
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, reflexionó sobre las audiencias públicas convocadas por la Corte Suprema de la Nación para considerar la cuestión de la enseñanza de religión en Salta, a raíz de una demanda en contra de la actual práctica de esa provincia.

El prelado consideró que "no es anacrónico ni está superado" el planteo de la religión en la escuela pública de una sociedad secularizada y plural, y advirtió que "el laicismo de viejo cuño ?lo digo sin ánimo polémico ? tiende a minusvalorar este aspecto del hecho religioso. Sobre todo, cuando lo confina a la esfera de lo privado".

"Las grandes religiones como el cristianismo no se resignan a este confinamiento. Lo cual no significa que, para estar presentes en el espacio público de la sociedad plural, no tengan que cumplir determinados requisitos para que esa presencia sea no solo legítima sino que redunde en beneficio del interés común. El espacio público, en definitiva, es lugar de convergencia de todos los ciudadanos, también en la pluralidad de sus convicciones religiosas. Pertenece a los ciudadanos antes que al estado, aunque este tenga que regularlo para que sea razonablemente posible la convivencia, incluso con las lógicas tensiones entre personas, grupos y visiones de la realidad", agregó.

El obispo sostuvo que "en la discusión suele oponerse la educación pública a la privada. Es un error. Del sistema educativo público argentino forman parte también las instituciones educativas de gestión privada, la mayoría de las cuales son confesionales, prevaleciendo las católicas. De ahí que haya sido un logro el hablar de educación pública de gestión estatal y de gestión privada".

"En la historia de nuestro joven país, las tensiones entre lo público y lo privado, la neutralidad religiosa del estado y las religiones en la educación han sido planteadas y resueltas, tal vez más en los hechos que en el plano ideológico, con una sabiduría práctica a la que sería bueno atender. Como suele enseñar el papa Francisco: la realidad es superior a la idea", subrayó.

Monseñor Buenanueva afirmó que "sea como fuere la resolución que la Corte dé a la demanda en curso, lo cierto es que los interrogantes que plantea la religión a la acción educativa de las nuevas generaciones no se resuelven simplemente con la presencia o no de un espacio curricular en el que se enseñe religión".

"Ante todo, el respeto por el derecho a la libertad religiosa (inseparable de la libertad de conciencia, de pensamiento y expresión) y el derecho-deber de los padres a darle a sus hijos la educación religiosa y ética que consideran más pertinente, también en el sistema educativo de gestión estatal. De ahí que no considero ni ilegítimo ni antijurídico que exista educación religiosa en las escuelas del estado, siempre y cuando se salvaguarde eficazmente la libertad de elección de padres y alumnos", opinó.

"Si ampliamos la mirada, tanto en Argentina como en otros países (incluso más secularizados) esta práctica no solo existe, sino que también tiene desarrollos interesantes de analizar. Todo lo cual nos habla de una cuestión que, de ninguna manera, puede plantearse en términos dogmáticos, con soluciones apodícticas. Dicho de otra forma: se trata de una cuestión contingente, opinable y, por lo mismo, abierta a diversas soluciones concretas", añadió.

Tras referirse a los conceptos de "laicidad" y "laicidad positiva", planteó una pregunta: "la escuela pública de gestión estatal ¿no puede desarrollar más su identidad laica como espacio de encuentro de las distintas opciones religiosas de las personas que forman su comunidad educativa?"

"¿No puede cumplir un rol proactivo en el favorecer el conocimiento y respeto recíproco entre las diversas confesiones religiosas presentes en la sociedad y, por ende, en su misma vida cotidiana? Habida cuenta de la rica convivencia interreligiosa que distingue a Argentina, la escuela pública argentina ¿no tendría que expresarlo más visiblemente? ¿Cómo debería ser esa visibilidad institucional de la diversidad religiosa que existe en la sociedad argentina y que se prolonga también en la vida escolar? En algunas ocasiones he sugerido la realización anual de una Jornada de la libertad religiosa en las escuelas con esta finalidad", completó.

Monseñor Buenanueva sostuvo que "el planteo de esta cuestión desborda la legitimidad o no de una materia de religión. Toca otros aspectos que nos llevan al corazón de los desafíos que tiene la escuela, porque son los de los ciudadanos y la sociedad: saber convivir en el respeto por la dignidad de persona del otro, especialmente si es distinto de mí. También en un nivel tan hondo como el que toca la opción religiosa. Se puede seguir silenciando este hecho, por prejuicio ideológico, por pudor o por el infundado temor a que la cuestión religiosa ?nos divida más?".

"Sin embargo, el camino a seguir ? al menos es mi convicción personal ? va en la dirección contraria: conocer las diferencias, perder el miedo irracional al otro, aprender a convivir. La cuestión interreligiosa está hoy en las agendas de todas las sociedades modernas, con una actualidad y urgencia que no se pueden silenciar. Aquí, el silencio no es salud", concluyó.+

» Texto completo de la reflexión