Domingo 5 de diciembre de 2021

Mons. Buenanueva: Don Orione, modelo para soñar una Argentina más fraterna

  • 16 de noviembre, 2021
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
A 100 años de la llegada de Don Luis Orione a la Argentina, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, dedicó su columna semanal a reflexionar sobre su figura.
Doná a AICA.org

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, dedicó su reflexión semanal en el periódico "La Voz de San Justo", a la figura de Don Luis Orione, al cumplirse 100 años de su llegada a la Argentina.

“Ya he aceptado en Avellaneda a nuestros primeros patrones, los primeros pobres. Un ex capitán salido de la cárcel, por un grave hecho de sangre, que tiene mi edad y es argentino. Un niño de 10 años, cuyo padre asesinó a la madre y después se suicidó. El pequeño desde hacía dos años vivía perdido por las calles de Buenos Aires, mendigando; fue encontrado por la policía una noche en la calle, medio muerto de frío (aquí estamos en pleno invierno). Los diarios han hablado del caso y fui a buscarlo a las 11 de la noche a una comisaría que está en los márgenes de la ciudad. Es hijo de españoles. Fue lavado y vestido a nuevo, ahora parece otro, ¡pobre muchacho! No paraba de comer en los primeros días. Tenemos un napolitano con una pierna media abierta… Una mujer protestante, francesa, tan delgada que no pesa más de 35 kilos… Otra que es calabresa, abandonada por los hijos… Deo Gratias!”, recordó el obispo los comienzos del Pequeño Cottolengo, signados en una carta escrita por Don Orione en 1935.

Pero la historia, aclaró monseñor Buenanueva, se remonta a un tiempo antes: "Más precisamente el 13 de noviembre de 1921, hace exactamente cien años. Ese día, Don Luis Orione desembarcaba en el puerto de Buenos Aires, poniendo en marcha una verdadera 'revolución de la ternura', al decir del papa Francisco".

Este aniversario, señaló el prelado, "coincide con la V Jornada Mundial de los Pobres. Este año, con el lema evangélico: «A los pobres los tienen siempre con ustedes». Estas palabras de Jesús no indican resignación ante la fatalidad. Son una provocación para descubrir al Dios de los pobres. Al Padre de Jesús se lo encuentra precisamente involucrándose con los pobres y vulnerables", explicó. “Estamos llamados a descubrir a Cristo en ellos, a prestarles nuestra voz en sus causas, pero también a ser sus amigos, a escucharlos, a interpretarlos y a recoger la misteriosa sabiduría que Dios quiere comunicarnos a través de ellos.”, enseña el papa Francisco. 

"Es lo que comprendió y vivió Don Orione. Es lo que sigue haciendo su familia espiritual. Aquí, en la diócesis de San Francisco, el carisma orionita sigue dando preciosos frutos de Evangelio. Damos gracias a Dios por ello", expresó. 

"El don nos provoca e interpela, especialmente a los discípulos de Cristo: ¿Es nuestra la experiencia evangélica de Don Orione? ¿O necesitamos una sincera conversión del corazón? ¿Estamos buscando a Dios donde Él quiere ser encontrado o donde nosotros pretendemos ubicarlo?", planteó.

"Es bueno que lo pensemos este domingo en el que, también por una providencial coincidencia, tenemos que acudir a las urnas para elegir a nuestros legisladores", consideró. "El Congreso Nacional, las legislaturas provinciales y los otros espacios deliberativos son ámbitos privilegiados para tejer los acuerdos que nos permitan ver luz en el horizonte de nuestro futuro", aseguró.

"La opción evangélica por los pobres, como la vivió Don Orione, nos ofrece un preciso lugar desde donde soñar con una Argentina más fraterna", concluyó.+