Lunes 27 de septiembre de 2021

Mons. Braida sobre Angelelli: "Una entrega total por amor"

  • 5 de agosto, 2019
  • La Rioja (AICA)
El obispo de La Rioja, monseñor Dante Braida, presidió el domingo 4 de agosto dos misas por el 43º aniversario del martirio del beato Enrique Angelelli. Una en el Paraje "El Pastor", donde aseguró que "un nuevo estilo de vida es posible", y otra en la catedral local, en la que destacó la "entrega total por amor" de Angelelli y pidió a los beatos mártires que "se haga realidad el Reino de Justicia y Paz".
Doná a AICA.org
El obispo de La Rioja, monseñor Dante Braida, presidió los actos centrales por el 43º aniversario del martirio del beato Enrique Angelelli, ocurrido el 4 de agosto de 1976, y que llevaron por lema "Con un oído en el pueblo y otro en el Evangelio".

El prelado celebró este domingo la misa en el paraje El Pastor, donde aseguró que Angelelli "amó esta tierra y lo dio todo por ella, aun contando con sus propias fragilidades y miedos. Su propia realidad de pecado. Sus escritos también expresan ese camino de conversión y transformación interior que él tuvo que recorrer".

"Para que esta entrega nuestra hoy sea fecunda y real, tenemos que recorrer ese camino de transformación interior que recorrieron nuestros mártires y, a la vez, un camino de transformación exterior donde la vida y las obras se expresen en el crecimiento de todos y en el caminar juntos", sostuvo.

El obispo riojano consideró que para esto hay que tener en cuenta tres aspectos muy presentes en la pastoral de Angelelli: "Agudizar nuestra capacidad de escucha", "Darnos tiempo para un discernimiento sereno y profundo de lo que vemos y oímos" y "Animarnos a proponer acciones nuevas que puedan ayudar a un crecimiento integral de cada persona, de cada niño llamado a la vida, de cada joven o anciano. De cada familia".

Monseñor Braida afirmó que "el desarrollo de estos tres aspectos necesita tiempo, procesos, camino de búsqueda y de compartir" y expresó: "Creo que éste es un lugar propicio para ello, es tierra sagrada: porque tocamos el momento culminante de la vida de monseñor Enrique: su Pascua. Su paso definitivo a la plenitud de vida a la que llegó buscando una vida digna para su pueblo siendo puente para acrecentar su relación con Dios y siendo puente para el encuentro de todos".

"Aquí, en este Paraje, con su sangre nos dejó indicado este lugar para que sea también un punto apto tanto para el silencio como para el compartir fraterno del que puedan surgir esas palabras y obras proféticas que den nuevas respuestas a los desafíos de hoy", subrayó.

"Que los cuatro beatos intercedan por nosotros y nos guíen por el camino de una Vida plena para cada uno y para todos", pidió. Texto de la homilía



Misa tras la peregrinación a la catedral
A las 17 del mismo domingo salió de la parroquia Virgen de Fátima, del barrio Matadero, la peregrinación en honor de Angelelli hasta la catedral San Nicolás de Bari, donde monseñor Braida presidió la misa a las 20. La manifestación pública de fe llevó por lema "Felices los perseguidos por practicar la Justicia".

"Enrique, Wenceslao, Carlos y Gabriel cuando se dejaron tocar por Dios ya sus vidas no fueron las mismas. La entrega generosa a los demás fue una consecuencia natural de ese encuentro", destacó en la homilía.

"Hace un rato vinimos caminando desde la parroquia de Fátima hasta aquí recorriendo las calles de la Ciudad. Esa parroquia fue un lugar muy significativo de encuentro en la pastoral de Angelelli, de encuentro con Dios y de encuentro fraterno. Lugar donde se fue gestando una pastoral con fuerte incidencia social en la que el Evangelio iluminaba todas las realidades y alentaba a acciones transformadoras", añadió.

"El caminar por las calles nos indica el lugar donde los cambios tienen que realizarse con el aporte de todos", indicó, y prosiguió: "El llegar aquí, donde están los restos del Obispo nos indica que la vida tiene una orientación última que es la vida plena en Dios, esa vida de la que ya disfrutan plenamente nuestros mártires luego de transitar un camino evangélico aquí".

Por último, monseñor Braida invitó a la comunidad a pedirle a "nuestros queridos beatos mártires que nos guíen e intercedan por nosotros para que se haga realidad el Reino de Justicia y Paz que nos vino a traer Jesús y por el que ellos dieron vida".+

Texto de la homilía