Miércoles 16 de junio de 2021

Mons. Araya: Como Brochero, buscar a los hermanos heridos

  • 28 de enero, 2019
  • Villa Cura Brochero (Córdoba)
"Hoy Brochero nos convoca a que nosotros tengamos la capacidad de andar por la vida encontrando a los heridos. Y entonces a experimentar de nuevo la alegría del Evangelio", aseguró el obispo de Cruz del Eje, monseñor Ricardo Araya, al presidir la misa de cierre de la Semana Brocheriana en la plaza Centenario de la villa cordobesa que lleva el nombre del primer santo argentino que nació, vivió su santidad y murió en tierra argentina.
Doná a AICA.org
"Brochero nos ha vuelto a convocar", destacó el obispo de Cruz del Eje, monseñor Ricardo Araya, al presidir la misa de cierre de la Semana Brocheriana 2019 en la plaza Centenario de la villa cordobesa que lleva el nombre del primer santo argentino que nació, vivió su santidad y murió en tierra argentina.

Miles de personas peregrinaron al santuario de Villa Cura Brochero en el marco de la Semana Brocheriana, que se realizó del 17 al 26 de enero, fecha de la pascua del santo cura, y que llevó por lema "Compartamos la Alegría del Evangelio".

En la homilía, monseñor Araya señaló que a este santuario vienen los que están necesitados "de tanta cosa y sobre todo de Dios" y agregó: "Los que necesitamos esa caricia paterna de Dios que se pudo visualizar y sentir y experimentar aquí, en el curato del Tránsito, en el curato de San Alberto".

"Hoy Brochero nos convoca a esto mismo, a que nosotros tengamos la capacidad de andar por la vida encontrando a los heridos. Y entonces a experimentar de nuevo la alegría del Evangelio. ¡Esa alegría no se compra! Esa alegría no se merece, esa alegría viene de Dios, es un regalo y Brochero supo de esa alegría y es más", aseguró.



El obispo afirmó que "a Brochero no lo aplaudían pero lloraban los que lo escuchaban, que Brochero sacaba lágrimas de sus oyentes, no aplausos, lágrimas de conversión. ¡Esa es la alegría de Brochero, esa es la alegría de un brocheriano!".

"Vivió tiempos difíciles Brochero, conoció de grietas, ¡pucha que conoció de grietas! Conoció de heridas, los que estaban heridos por la pobreza, por la falta de caminos, heridos por la falta de escuelas, por la falta de Dios y de la cercanía de otros pastores, conocía a los heridos", indicó.

"Pero no se puso a hacer un elenco de todos los fracasos, no se puso a contabilizar todos los malos augurios, no se dejó llevar por los que pronosticaban cada vez más cosas peores, salió a buscar heridos, él sabía que la iglesia estaba en manos de Dios y que Dios está antes que nosotros y está después de nosotros, por eso lo que hizo él fue salir a buscar a los heridos y cargarlos sobre sus hombros, sobre su montura", puntualizó.

"La fe lleva a atender al pobre, al herido, al descarriado, al que está fuera de la ley, si es fe cristiana, y porque la vida de los pobres te enseña que la fe es valiosa y te lleva a acompañarlos en ese camino de la fe y que también ellos puedan disfrutar de la paternidad de Dios. Decía el papa Francisco hace un tiempo: ?la peor discriminación que hacemos a los pobres es no acercarle los sacramentos, la palabra, la amistad de Dios?. Aquí estamos padre Brochero, dispuestos a buscar, dispuestos al encuentro, dispuestos a compartir la alegría del Evangelio y como dicen por acá: ?échenos su bendición?".

La misa fue concelebrada por el obispo de San Martín, monseñor Miguel Ángel D?Annibale, y sacerdotes que peregrinaron hasta el santuario de este "pastor con olor a oveja".+

» Texto completo de la homilía