Viernes 30 de octubre de 2020

Mons. Araya animó a los jóvenes misioneros a dejarse "primerear" por Dios

  • 7 de enero, 2020
  • Villa Cura Brochero (Córdoba) (AICA)
Misa de envio de las Misiones Juveniles Diocesanas

El obispo de Cruz del Eje, monseñor Ricardo Araya, presidió la misa de envío de los jóvenes misioneros de la diócesis el domingo 5 de enero en Villa Cura Brochero.



Más de 200 jóvenes participan de las Misiones Juveniles Diocesanas, en las que según se destacó “vivirán una experiencia de transmisión de la fe y encuentro con la alegría del Evangelio”.



Siete son los lugares de misión: Barrio “La Feria” y “La Curva” en Cruz del Eje, la comunidad de La Higuera, además de San Lorenzo, Las Tapias, Barrio Porvenir de Villa Dolores y San Pedro.



Esta iniciativa, organizada por la Pastoral Juvenil de la diócesis de Cruz del Eje, se desarrollará hasta el domingo 12 de enero y finalizará con una misa de cierre en el santuario en honor del Santo Cura Brochero.



En la homilía de la misa de envío, monseñor Araya expresó: "La consigna de toda misión es siempre dejarse llevar, dejarse conducir por el Espíritu de Dios. No sabemos dónde nos lleva el Espíritu; tampoco tenemos que adelantarnos y dejar que Él vaya abriendo camino y nosotros lo vamos siguiendo”.



"Lo hacemos acá en el santuario, junto a las reliquias del ‘cura nuestro’, del Cura Gaucho, porque queremos pedirle a él que nos ayude a una misión en estos lugares, en estas sierras, en estos montes que él quiso tanto, que él conoció tanto, que él misionó tantas veces”, sostuvo.



Luego de afirmar que la comunión con Jesucristo es comunión misionera o no es comunión con Jesucristo, el obispo agregó: "No podremos crecer en nuestra vida cristiana, en nuestra vida espiritual, si dejamos de ser misioneros; por eso es vital anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demora, sin asco y sin miedo, porque la alegría del Evangelio es para todos sin excluir nunca a nadie”.



Monseñor Araya recordó a los jóvenes que no van en nombre propio sino en el de la Iglesia Católica "que quiere ser viva, que vende, que se deja cuestionar, que escucha, que hace suyos los reclamos verdaderos ¡vengan de donde vengan, los hace suyos!”



“Una Iglesia Católica que acepta sus límites históricos y que tiene algo para proponer. Una Iglesia Católica así tendrá siempre jóvenes, ojalá que ustedes puedan mostrar ese rostro de la Iglesia, un rostro por el que tenemos que trabajar los jóvenes y los viejos”, concluyó.+



Texto completo de la homilía