Sábado 2 de julio de 2022

Mons. Arancedo: "No podemos acostumbrarnos al delito, la inseguridad y la muerte"

  • 5 de marzo, 2014
  • Santa Fe
Ante la grave situación de inseguridad y muerte, el arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, hizo un llamado a toda la sociedad, en especial a las autoridades y a la dirigencia, para "tomar conciencia de la gravedad de los hechos que hemos vivido" en la provincia. "No podemos acostumbrarnos a convivir con el delito, la inseguridad y la muerte", subrayó en un comunicado, en el que también elevó su voz de repudio por los hechos recientes. En este contexto de dolor e indignación, el prelado hizo "un llamado urgente y respetuoso a las autoridades, como a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a movilizar todas nuestras fuerzas al servicio de la vida y del bien común. El bien tiene más fuerzas que el mal. No podemos esperar soluciones mágicas, pero tampoco quedarnos como espectadores de un drama que envilece a la condición humana y quiebra los lazos de pertenencia y confianza social".
Doná a AICA.org
Ante la grave situación de inseguridad y muerte, el arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, hizo un llamado a toda la sociedad, en especial a las autoridades y a la dirigencia, para "tomar conciencia de la gravedad de los hechos que hemos vivido" en la provincia.

"No podemos acostumbrarnos a convivir con el delito, la inseguridad y la muerte", subrayó en un comunicado, en el que también elevó su voz de repudio por los hechos recientes.

El prelado se manifestó "conmovido por la serie de muertes violentas en nuestra ciudad, que tuvo en el caso del matrimonio del señor Digno Fantelli un grado de salvajismo difícil de calificar, quiero hacer llegar, en primer lugar, mi palabra de cercanía en el dolor y de oración a los familiares de las víctimas", y aseguró que "todos hemos sido atacados y ofendidos en estas muertes".

"Muchas son las causas que pueden concurrir en estos hechos, hablamos de marginalidad, del avance de la droga, de ausencia de una cultura de valores que dé sentido a la vida y sostenga el nivel de nuestras relaciones, como también de una deuda pendiente de la política", advirtió.

"Esta critica realidad que vivimos nos debe convocar a todos los santafesinos, más allá de nuestras pertenencias y funciones, a asumir actitudes y conductas que nos ayuden a crear las condiciones de una sociedad donde los valores de la vida y la paz, del trabajo y la justicia, de la honestidad y la ejemplaridad, sean la fuente de una sociedad más humana, justa y solidaria", agregó.

Monseñor Arancedo consideró que, por ello, "es importante valorar el rol de la familia y de la escuela como lugares privilegiados de trasmisión de cultura y estilos de vida, de proyectos y de amistad social, como también vivir bajo el imperio de la ley en el marco de la Constitución" y señaló que "la presencia de los medios de comunicación social ocupan un lugar de relieve en nuestra sociedad, por ello valoramos y comprometemos su labor al servicio del bien de la comunidad".

"En este contexto de dolor e indignación, hago un llamado urgente y respetuoso a las autoridades, como a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a movilizar todas nuestras fuerzas al servicio de la vida y del bien común. El bien tiene más fuerzas que el mal. No podemos esperar soluciones mágicas, pero tampoco quedarnos como espectadores de un drama que envilece a la condición humana y quiebra los lazos de pertenencia y confianza social. El bien necesita testigos", concluyó.+

Texto completo del comunicado