Viernes 30 de julio de 2021

Mons. Aguer: Navidad no debe ser tragada por "las fiestas"

  • 25 de diciembre, 2018
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo emérito de La Plata, Mons. Héctor Aguer, en su reflexión en el programa Claves para un Mundo Mejor emitido el 22 de diciembre por canal 9 TV, consideró que "Navidad no puede ser tragada por ´las fiestas´. Muchos dicen ´felices fiestas´ y celebran el 24 a la noche, brindan y hasta hacen una festichola. ¿Pero saben por qué? ¿Saben qué festejan? Nosotros festejamos el acontecimiento más grande de la historia humana: el Nacimiento de Jesús, Hijo de Dios hecho hombre, que vino para nuestra salvación".
Doná a AICA.org
El arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer, en su reflexión en el programa Claves para un Mundo Mejor emitido el sábado 22 de diciembre por el canal 9 de TV, consideró que "la Navidad no puede ser tragada por ´las fiestas´ en general. Mucha gente dice ´felices fiestas´ y seguro celebran la Navidad, el 24 a la noche brindan, y quizá hasta hacen una festichola. ¿Pero saben por qué lo hacen? ¿Saben qué festejamos? Esa es la cuestión. Nosotros festejamos el acontecimiento más grande de la historia humana: el Nacimiento de Jesús, Hijo de Dios hecho Hombre, que vino para nuestra salvación".

Monseñor Aguer consideró que, "en realidad, si uno lo piensa bien, sería más impresionante festejar el 25 de marzo, la Encarnación, que es el momento en que por el anuncio del ángel el Espíritu Santo desciende sobre María, y de un óvulo de la Virgen se forma el cuerpo de Cristo que comienza a desarrollarse en su seno. Dios crea el alma humana de Jesús porque Jesús es verdadero Dios y verdadero Hombre y por eso tiene un cuerpo y un alma humana. La segunda persona de la Trinidad se hace "carne", se hace hombre, en el seno de María y cumple allí su ciclo de 9 meses. O sea es un embrión, es un feto y luego es un niño por nacer y es un niño que nace en un parto misteriosamente virginal realizado, como dice San Ignacio de Antioquía, en el silencio de Dios. En el silencio de esa noche santa Jesús está en los brazos de María y de José y es puesto en un pesebre".

"Nosotros -dijo en otro momento el exarzobispo platense- celebramos en la Navidad la adoración de ese Niño que es nuestro Salvador. Allí comenzó otro período de la historia humana, allí comenzó la sección definitiva de la historia humana, ahí la historia de la salvación se halla consumada, realizada por la presencia de Cristo, nuestro Redentor. Cristo creció como un niño, fue un adolescente sujeto a José y a María y luego saldrá a predicar el Evangelio, será contradicho, será tomado preso, será clavado en la Cruz y después de su muerte resucitará. Todo el dogma de la fe está resumido en la Navidad".



"En esta Noche Santa del 24 al 25 -estimó Aguer- lo que corresponde es caer de bruces delante del Pesebre para adorar al Niño Jesús. El Pesebre es el signo católico por excelencia de la Navidad. El arbolito es también un signo si uno entiende bien su significado, es un signo que viene de los países nórdicos. Es el signo de la vida. El árbol cargado de luces y de regalos representa a Jesús que es el árbol de la vida".

Seguidamente se refirió al Papá Noel, "ese barbudo que viene transpirando, vestido de colorado, con renos y todo eso, que viene de otra geografía. No -exclamó- eso no tiene nada que ver con la Navidad, y menos con nuestra Navidad sudamericana, calurosa y católica. Desgraciadamente para muchos chicos la Navidad es Papá Noel y los regalitos que él les trae. A nosotros -rememoró- los regalitos nos los traían los Reyes Magos, que vienen el 6 de enero".

Las verdaderas "fiestas"

"La Navidad no es sólo el 24 y el 25 -explicó el prelado-, porque el 1° de enero es la Fiesta de Santa María Madre de Dios, día en el que nos dedicamos a contemplar la divina y virginal maternidad de María, que es también una maternidad espiritual respecto de todos nosotros pues Cristo quiso que Ella fuera nuestra Madre en el orden de la gracia. Luego, el 6 de enero celebramos la Epifanía del Señor, la manifestación a los Magos, pues así como Jesús se manifestó a los pastores judíos que estaban en la región, en el momento de su nacimiento, así también la inspiración de Dios hizo que unos Magos de Oriente, paganos, que no pertenecían al pueblo judío, comprendieran que había nacido el Rey y ellos fueron a reconocerlo y adorarlo, fueron los primeros paganos que reconocieron a Cristo como Rey y Redentor. Esas son ´las fiestas´, nuestras fiestas navideñas".

Y concluyó: "Las fiestas son, entonces, la Navidad, la Solemnidad de la Madre de Dios y la Epifanía del Señor el 6 de enero. Y nosotros recibimos los regalitos el 6 de enero. No discutiré sobre eso ahora, ya que es difícil contradecir una costumbre ya institucionalizada y promovida como un negocio. Les deseo una muy feliz y santa Navidad".+