Lunes 18 de octubre de 2021

Mons. Aguer: La pobreza no se supera con un plan económico

  • 6 de febrero, 2019
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
En el programa Claves para un Mundo Mejor emitido el sábado 2 de febrero por el Canal 9 de TV, el arzobispo emérito de La Plata, Mons. Héctor Aguer, se refirió a la pobreza en la Argentina. "La pobreza -dijo- no se supera simplemente con un plan económico adecuado, óptimo, porque la pobreza es un problema que va más allá. Es un problema que tiene que ver con la familia, la educación y la cultura".
Doná a AICA.org
En su columna editorial del programa Claves para un Mundo Mejor, que se emitió el sábado 2 de febrero por el Canal 9 de TV, el arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer, se refirió al tema de la pobreza en la Argentina considerando que "la pobreza no se supera simplemente con un plan económico adecuado, óptimo, porque la pobreza es un problema que va más allá. Es un problema que tiene que ver con la familia, con la educación y con la cultura".

"Hoy quisiera hablarles del tan remanido tema de la pobreza", comenzó diciendo el prelado dirigiéndose a sus televidentes. "Periódicamente -agregó- encontramos mediciones acerca de la pobreza que nos alarman cada vez más y, en este momento, parece que el índice supera el 30% pero en los jóvenes, en los adolescentes, vemos que el 50% de ellos vive en la pobreza. Entonces la gran cuestión es cómo se supera esta situación y en seguida uno piensa en un plan económico adecuado. Los que tenemos algunos años sabemos cuántos planes económicos han pasado y pasado y pasado mientras el país anduvo a los tumbos. Algunas veces la pobreza se alivió, otras veces, como ahora, se empeora la situación".

"La pobreza -prosiguió monseñor Aguer- no se supera simplemente con un plan económico adecuado, óptimo, porque la pobreza es un problema que va más allá. Es un problema que tiene que ver con la familia, la educación y la cultura. Con una familia destruida no se puede superar la pobreza, con una educación que no funciona ?como es verdad que no funciona aquí- no se puede superar la pobreza. Cuando la cultura se deforma de tal manera que ya el sentido del trabajo, la conciencia del trabajo y de ganarse el pan con el sudor de la frente ?como dice la Escritura- se borra de las conciencias entonces es muy difícil que la pobreza sea superada. Los que viven de la limosna estatal nunca dejarán de ser pobres".

El consumismo es fatal, es una ilusión
"Detrás de la pobreza existe una cuestión que, en las Sagradas Escrituras o en las Cartas de San Pablo, se llama codicia, avaricia, amor al dinero. Es un vicio que no se remedia simplemente con una ley, porque es un problema cultural, un modo de vida que se torna preponderante".

"¿Cómo se hace para rescatar de la pobreza a esas familias que han caído en ella muchas veces a causa de su desorden, a causa de la deseducación de los hijos, a causa de arrastrar sus vidas en una cultura consumista? Lo terrible es esto: aún los más pobres, cuando reciben algún subsidio corren a buscar y ambicionan poseer lo mismo que poseen los que tienen plata. El consumismo es fatal. Se podría caracterizar así: comprar lo que no se necesita con el dinero que no se tiene. Es una ilusión."

"La superación de la pobreza supone en toda la población un sentido claro de para qué está el dinero, un sentido de la austeridad y del gasto correspondiente. Por otra parte también un sentido de la justicia distributiva, que es un concepto clave de la Doctrina Social de la Iglesia".



Salir de la pobreza tiene que ver con la dignidad humana
Monseñor Aguer insistió en que esto "no se arregla con un buen plan económico. En este momento estamos sufriendo mucho, hay gente que la está pasando muy mal, y la solución no puede ser simplemente darles algo material, el alivio tiene que ser reconstruir su dignidad, porque la superación de la pobreza tiene que ver con un caso de dignidad humana. Dios quiso que todos tengamos lo necesario para nuestra vida, y no nos referimos solo a lo material, hay valores que no se compran con dinero sino con una educación recibida en la familia, con una escuela en la que el chico no solo aprende a leer y escribir ?ojalá aprendieran- sino en la que se prepara para la vida, una escuela que prepare para el trabajo, que incentive el sentido del trabajo y la solidaridad. En esto consiste el futuro de una Nación".

¿Alguien habla de la cultura, la familia, la educación?
"Estamos en un momento muy difícil. Dentro de poco habrá elecciones y seguramente los partidos disputarán para ver quién presenta el proyecto económico más eficaz contra la pobreza, pero yo quisiera ver quién habla de la cultura, quien habla de la familia, de la educación, de la creación de trabajo genuino, y en qué términos, cómo relacionan estas dimensiones. Las plataformas partidarias parecen cosa del pasado, lo mismo que los debates sobre los problemas principales del país. Desgraciadamente aquí se vota de manera muy inconsciente y eso hace sufrir a la República. Una República auténtica requiere que los ciudadanos estén bien enterados de las cosas, sepan a quién eligen y por qué deben preferirlos".

"Pero no me quiero apartar del tema de la pobreza; creo que la clave está aquí: no se resuelve la pobreza de la Argentina simplemente por el éxito de un proyecto económico sino por una renovación profunda de la cultura que empieza por la restauración de la familia y por la creación de fuentes genuinas de trabajo, por una superación del egoísmo, para percibir objetivamente el bien común", concluyó el arzobispo emérito de La Plata.+