Martes 22 de septiembre de 2020

Mons. Aguer comentó la "idea loca" de terminar con la muerte

  • 10 de septiembre, 2020
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
Tras manifestar que "todos tememos la muerte y es lógico que así sea", Mons. Aguer se refirió a unas ideas por terminar con la muerte, a las que calificó de "ideas locas".

Tras manifestar que “en general todos tememos la muerte y es lógico que así sea", el arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer, se refirió a ciertas ideas por abolir o terminar con la muerte, a las que calificó de "ideas locas". Lo hizo en el programa Claves para un Mundo Mejor emitido por el canal 9 de TV el sábado 5 de septiembre.

“Hace algunos sábados -comenzó diciendo monseñor Aguer- comenté un artículo de Carlos Reymundo Roberts con el título de “Ideas locas”. Roberts es un excelente periodista y sé que los lectores de La Nación cuando reciben el diario el sábado inmediatamente van a la página 2 donde aparece una crónica de la actualidad política en solfa, hecha por Roberts, y si ustedes quieren divertirse consíganse el libro “Cristinamente” del mismo autor. Imagínense a quién se refiere. Es una versión sincera del libro “Sinceramente”, la obra de la actual vicepresidenta de la nación”.

Pretenden vencer a la muerte
“Les he comentado ese artículo y la idea loca que se presentaba era la abolición de la familia o el cambio de la familia por otras formas de organización social. Pero en ese mismo artículo Roberts se refiere a otra idea loca, más loca quizás todavía, y es que hay gente que se ha puesto objetivos audaces como científicos que pretenden vencer la muerte”.

“Ahí Roberts cita el caso del biólogo inglés Aubrey de Grey que desde hace años investiga la reparación de los tejidos para rejuvenecer el cuerpo humano y darle una esperanza de vida indefinida. De Grey, es un hombre reconocido por su trayectoria en la Universidad de Cambridge, mereció la atención de medios importante como la BBC de Londres y New York Times de los Estados Unidos. Y explican que en algunos círculos científicos se afirma que el desarrollo tecnológico capaz de conseguir esa quimera estará disponible en 50 años. O sea que en 50 años la muerte habrá sido vencida para ese biólogo. También Roberts cita un libro de Martín Caparrós, que se llama “Sinfín”, donde ese autor dice que “la muerte es un error que hay que solucionar".

“Esto nos hace ver qué difícil es hoy, para el hombre impregnado de la cultura actual, reconocer la realidad de la muerte y advertir cuál es el sentido completo de la vida humana y qué sentido tiene en ese conjunto ese paso difícil, oscuro, ese túnel que es la muerte. Puede ser que algunos estoicos de hoy, si los hay como los estoicos de la antigüedad, puedan enfrentar la muerte con toda frialdad, con toda arrogancia incluso”.

La vida es efímera
“En general todos tememos la muerte y es lógico que así sea. En la Sagrada Escritura hay un montón de casos, de ejemplos, que nos hacen convencer de que la vida es efímera. Podríamos citar el Salmo 89 que dice: “si un hombre llega a los 70 años y el más robusto hasta 80, la mayor parte son fatiga inútil porque pasan a prisa y nosotros volamos”. Es así la realidad”.

“El cristiano puede afrontar la muerte con serenidad, superando el temor, porque se refiere por la fe a la muerte de Jesucristo y sabemos por la fe que la muerte es un paso hacia la resurrección y la vida eterna. Esa es en realidad la verdadera solución de la muerte. El Señor hizo al hombre para la inmortalidad, pero por el pecado entró la muerte en el mundo enseña San Pablo y, precisamente, el no querer reconocer esa realidad de que el hombre es pecador y que a causa del pecado estamos ordenados a la muerte, tampoco se quiere reconocer que a través de la muerte pasamos a la vida”.

Recuperar el sentido humano y cristiano de la muerte
“Aquí los cristianos tenemos algo que hacer, debemos cooperar para que este sentido verdaderamente humano y cristiano de la muerte recupere su lugar en la cultura de hoy. Nosotros hemos perdido gente querida, amiga, parientes, etc., nos hemos dolido por eso. Miren cómo hoy se disimula todo eso: la cremación hace que se lleve al difunto del velatorio a la cremación, luego le entregan unas cenizas que algunos tiran en una cancha de fútbol o en un parque o en el río o lo que fuere y otros se las llevan a su casa como una reliquia. Eso es perder el sentido de lo que la muerte significa. Ahora que este Señor de Grey pretenda que rejuveneciendo los tejidos nos asegurará la vida inmortal eso sí que es una idea loca", concluyó monseñor Aguer.+