Jueves 1 de diciembre de 2022

Mil avemarías por la patria

  • 20 de noviembre, 2015
  • Buenos Aires (AICA)
El movimiento apostólico de Schoenstatt convocó a rezar este viernes 20 de noviembre mil avemarías por la Argentina, en el marco de la Jornada de Oración por la Patria que se realiza a pocas horas del balotaje.
Doná a AICA.org
El movimiento apostólico de Schoenstatt convocó a rezar este viernes 20 de noviembre mil avemarías por la Argentina, en el marco de la Jornada de Oración por la Patria que se realiza a pocas horas del balotaje.

Desde las 11 y hasta las 19, el santuario de Nuestra Señora de Schoenstatt, sito en Riobamba 1050, de la capital federal, recibe a los fieles, peregrinos y transeúntes que deseen acercarse a rezar alguno de los 20 rosarios que se ofrecen a María mientras se adora al Santísimo Sacramento.

La invitación, que también puede realizarse en cada casa, llama a pedir que el Espíritu Santo ilumine a todos los argentinos "para que hagamos de nuestra patria una gran familia en paz y libertad, bajo el manto de María".

Otra iniciativa
Además de esta propuesta, los Grupos de Oración del Santo Padre Pío de Pietrelcina del país convocaron a la feligresía a acercarse el sábado 21 de noviembre a las parroquias y capillas para orar una hora por la Argentina ante el Santísimo Sacramento.

Uno de los encuentros centrales tendrá lugar ese día a las 18 en la basílica de La Piedad, ubicada en Bartolomé Mitre y Paraná, en el barrio porteño de San Nicolás. Luego, a las 19, se celebrará la misa. La iniciativa lleva por lema "Por amor a la Argentina".

También puede rezarse la Oración por la Patria, aprobada por la Conferencia Episcopal Argentina (CEA). La plegaria dice así: Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos. Nos sentimos heridos y agobiados. Precisamos tu alivio y fortaleza. Queremos ser nación, una nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común.

Danos la valentía de la libertad de los hijos de Dios para amar a todos sin excluir a nadie, privilegiando a los pobres y perdonando a los que nos ofenden, aborreciendo el odio y construyendo la paz. Concédenos la sabiduría del diálogo y la alegría de la esperanza que no defrauda.

Tú nos convocas. Aquí estamos, Señor, cercanos a María, que desde Luján nos dice: ¡Argentina! ¡Canta y camina! Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos. Amén
.+