Martes 30 de noviembre de 2021

Mi hijo muerto fue un ser humano, no "un fenómeno"

  • 15 de diciembre, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
Tras la calificación de "fenómeno" dada por el ministro de Salud de la Nación al niño en el seno materno, el diario La Nación publicó la carta de una lectora.
Doná a AICA.org

Con motivo del tratamiento en el Congreso Nacional de la ley del aborto, y de la calificación de "fenómeno" dada por el ministro de Salud de la Nación al niño engendrado en el seno materno, el diario La Nación, de Buenos Aires, publicó diversas cartas de lectores sobre el tema, que con alguna excepción, la mayoría expresan su postura en defensa de la vida. Como muestra, elegimos la carta de una mujer que perdió espontáneamente a su hijo de 20 semanas.

Era un ser humano
Hace dos meses perdí un hijo. Sí, un hijo, un ser humano con todas sus partes. En la palma de mi mano sostuve un bebé de 20 semanas. En la sala de partos, con dulzura y respeto, preguntaron si queríamos conocerlo. Sin titubear con mi marido respondimos que sí. De mi vientre salió Benjamín.

A veces me invade el miedo de olvidar su carita, sus manos, sus pies, sus ojos, pero de algún modo mi corazón se ocupa de traer ese recuerdo con mucha gratitud. Lo miré y besé con infinito amor y un dolor inexplicable. La despedida duró unos pocos segundos, los suficientes para dar testimonio de que en mi panza creció un bebé, que será considerado siempre parte de mi familia.

No importa cuántos días, semanas o meses esté dentro de una mujer, doy certeza plena de que Benjamín no era un "fenómeno" o algo similar, era un ser humano, un milagro que creció dentro de mis entrañas.

Clínicamente esto se llama aborto espontáneo, por causas que la naturaleza sabiamente conoce, el bebé es expulsado del cuerpo de la madre. La naturaleza tiene esa autoridad para "decidir", por sobre los deseos propios. No considero que nadie tenga el "poder" para eliminar a otro ser humano. No considero que existan razones suficientes para terminar con la vida de un bebe en pleno crecimiento.

Cuánto más fácil es eliminar "aquello que molesta", en vez de elegir otros caminos que son posibles, pero requieren de un compromiso mayor. Respeto a las mujeres que pasan situaciones tremendas y su salud mental o física se perjudica a raíz de un embarazo no deseado. Sin embargo, respeto aún más a aquellas valientes que deciden seguir adelante, regalando a esa vida otro futuro.

Me duele que en nuestro país se esté debatiendo atrozmente, y sin filtros, una ley que trata el derecho más importante, el más básico: el de vivir o no vivir. (Carolina María Gallo)+