Jueves 30 de mayo de 2024

Mensaje navideño de los obispos de Bahía Blanca: "Ensancha el espacio de tu tienda"

  • 14 de diciembre, 2022
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo, Mons. Azpiroz Costa, y su auxiliar, Mons. Wagner, se refirieron al Adviento como un tiempo para vivir la fe, el amor y la esperanza.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Bahía Blanca, monseñor fray Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, y su obispo auxiliar, monseñor Jorge Luis Wagner, elaboraron un mensaje de Navidad titulado “Ensancha el espacio de tu tienda” (Is 54,2), hecho público el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción.

Al comienzo del mensaje, se refirieron al tiempo de Adviento, que siempre “nos invita a comprender la triple dimensión de nuestra espera”: la vivencia del don de la fe, a semejanza del pueblo de Israel, que esperaba la llegada del Mesías anunciado por los profetas; la experiencia del amor de Dios, que nos visita constantemente en nuestro presente; y la apertura, por medio de la esperanza, a un anhelado futuro de paz definitiva.

En relación con el primer aspecto, el de la fe, citando varios pasajes de los profetas y los salmos, repasaron algunos de los anuncios de la primera venida del Salvador presentes en el Antiguo Testamento.

En cuanto al segundo, aseveraron: “Nuestro presente aparece incierto, doloroso y muy difícil de comprender y asumir. Al mismo tiempo, este ‘hoy’ nos anima a celebrar una nueva Navidad”, para completar a continuación: “El Amor de Dios, amor de amistad con el que Él nos ama, dilata aún más el espacio de la tienda de Jacob. Esa ‘tienda’ se ensancha para todos los que creemos que Jesús es el Mesías esperado. Con la Iglesia Católica -que significa ‘Universal’- todos los cristianos de diversas comunidades celebramos en este 2022 el Nacimiento de Cristo, el Mesías, el Ungido, el Elegido”.

Y, luego, entre numerosas citas de San Pablo, el Apocalipsis e Isaías, declararon, enhebrando el segundo y el tercer aspecto mencionados: “Esta novedad de Cristo abre más y más los horizontes de nuestra mirada, de nuestro corazón, de nuestras palabras. Por Él, con ÉL y en ÉL, comprendemos cómo todos los hombres y mujeres de buena voluntad buscan la paz, corren tras ella”.

Efectivamente, “contemplando la realidad desde lo más profundo de nuestro corazón, sabemos que respecto a la vida presente es vano tener esperanzas; respecto a ella se tienen deberes y expectativas funcionales y momentáneas; ¡las esperanzas son para el más allá!”, precisaron.

Para concluir, tras citar parte del mensaje de San Juan Pablo II para la Jornada Mundcial de la Paz de 1979, ambos prelados le desearon a su feligresía una “muy Feliz Navidad y un Año Nuevo fecundo de cosas buenas, verdaderas, bellas ¡cosas de Dios!”.+

» El texto completo del mensaje