Jueves 2 de febrero de 2023

Mensaje del Papa con motivo de la apertura de la Campaña de Fraternidad en Brasil

  • 2 de marzo, 2022
  • Brasilia (Brasil) (AICA)
El pontífice destaca el lema "Fraternidad y Educación" que la Iglesia en Brasil propone para esta Campaña de Cuaresma 2022.
Doná a AICA.org

El papa Francisco quiere que Brasil haga de la Cuaresma una ocasión de “verdadera conversión” y que las semillas sembradas en este camino fructifiquen “en acciones concretas a favor de una educación integral y de calidad”. Así lo expresó al inicio de la Cuaresma de este año, en el mensaje enviado el Miércoles de Ceniza a los obispos brasileños con motivo de la apertura de la Campaña de la Fraternidad 2022.

Francisco recordó el inicio del camino cuaresmal, subrayando las prácticas penitenciales del ayuno, la limosna y la oración por las que, en este tiempo, se va “a un encuentro personal y renovador con el Resucitado, en quien tenemos la verdadera vida y a quien deben ser fieles “testigos”.

Sobre el tema de la Campaña de Fraternidad de este año, Francisco destacó que es importante reflexionar sobre la relación entre “Fraternidad y Educación”, “fundamental para valorar al ser humano en su totalidad, evitando la 'cultura del descarte' -que pone a los más vulnerables al margen de la sociedad – y despertarlo a la importancia de cuidar la creación”.

“Al mirar a la sociedad actual, se ve claramente la urgencia de adoptar acciones transformadoras en el campo educativo para que tengamos una educación que promueva la fraternidad universal y el humanismo integral”, observa Francisco, destacando la invitación al Pacto Educación Global.

Al mismo tiempo el pontífice “reconoce y valora la responsabilidad de los gobiernos en la tarea de ayudar a las familias en la educación de sus hijos, garantizando el acceso a la escuela para todos, también debe reconocerse y valorarse la importante misión de la Iglesia en el campo educativo”.

Y en este contexto de acercamiento a la educación, el pontífice presentó sus deseos para que la experiencia de la Campaña de la Fraternidad en Brasil “se convierta en motivo de gran esperanza en cada comunidad eclesial y de renovación eficaz en las escuelas y universidades católicas, para que, teniendo a Cristo como modelo de su proyecto pedagógico, transmita sabiduría educando con amor, convirtiéndonos así en modelos de formación integral para otras instituciones educativas”.

“Deseo también, queridos hermanos y hermanas, que el camino de Cuaresma, iluminado por la reflexión propuesta, sea ocasión de verdadera conversión y que las semillas sembradas en este camino encuentren en el corazón de los fieles la buena tierra donde puedan dar frutos en acciones concretas a favor de una educación integral y de calidad”.

Francisco concluye su mensaje “encomendando estos deseos al cuidado de Nuestra Señora Aparecida”, al tiempo que concede “a todos los hijos e hijas de la querida nación brasileña, especialmente a los que necesitan más educación fraterna, la bendición apostólica”+.