Miércoles 22 de septiembre de 2021

Medjugorje 40 años después

  • 28 de junio, 2021
  • Medjugorje (Bosnia y Herzegovina) (AICA)
Cientos de sacerdote y unos 30 mil fieles participaron de la misa en Medjugorje (Bosnia y Herzegovina), el 25 de junio, al conmemorarse el 40 aniversario de las apariciones.
Doná a AICA.org

Fray Miljenko Steko OFM, superior provincial de la Provincia Franciscana de Herzegovina, presidió la misa en Medjugorje (Bosnia y Herzegovina) el pasado 25 de junio, día en el que los habitantes del pueblo conmemoraron el 40 aniversario del comienzo de las apariciones de la Virgen María que 6 vecinos de la aldea dicen seguir teniendo hasta el día de hoy.

Durante la Eucaristía se leyó un mensaje de monseñor Henryk Hoser, enviado apostólico del papa Francisco a Medjugorje, que no asistió a la celebración por estar en proceso de recuperación del coronavirus.

“Muchas felicidades por estos 40 años. Todo el tiempo que estuve en el hospital ofrecí mi enfermedad por Medjugorje”, escribió el prelado.

En la homilía, fray Miljenko recordó los dificilísimos tiempos del inicio de los acontecimientos de Medjugorje, cuando el comunismo de la ex Yugoslavia perseguía la fe, destacó el valor de los entonces 6 niños videntes y la fe con la que el pueblo acogió los mensajes de oración y vida sacramental dados por la Virgen.

También recordó el religioso “el inmenso bien y la importancia que Medjugorje hizo en la vida de miles de personas del mundo entero, estos 40 años”.

40 años después
El 24 de junio de 1981 comienza la historia que lleva a este lugar de los Balcanes a convertirse en el destino de millones de peregrinos. Precisamente en la colina de Podbrdo, que domina el caserío de Bijakovici, hoy en Bosnia y Herzegovina, algunos niños comienzan a ver una figura femenina luminosa que identifican con la Virgen María. 

Los seis muchachos, muy jóvenes en ese momento, hablan de las apariciones de María que se presentaría como la "Reina de la Paz". El mensaje es fundamentalmente una invitación a la reconciliación y la conversión.

Con el tiempo, este lugar remoto de los Balcanes se vuelve cada vez más famoso en el mundo, con millones de peregrinos que van allí cada año. Con largas filas de gente para confesarse y adoraciones eucarísticas abarrotadas. Hay muchas historias de conversión que también interesan a personajes famosos, por ejemplo, del mundo del entretenimiento o el deporte. 

Cuarenta años, por tanto, marcados por peregrinaciones, mensajes, conversiones, acercamientos a los sacramentos, asombro e incluso interrogantes. Y no puede escapar a la mirada que en Medjugorje comienza para unos, y reanuda para otros, una historia de fe con frutos que se manifestaron en el cambio de vida, incluso desde lejos.

Para aclarar el tema, en 2010 Benedicto XVI quería una comisión internacional de investigación dentro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, integrada por 17 cardenales, obispos, teólogos y expertos, bajo la presidencia del cardenal Camillo Ruini. El trabajo duró cuatro años, al final de los cuales se entregó al papa Francisco un informe final, nunca publicado oficialmente.

Respecto a Medjugorje, respondiendo a una pregunta sobre el vuelo de regreso de Fátima en mayo de 2017, el Papa recordó que "todas las apariciones o supuestas apariciones pertenecen al ámbito privado, no forman parte del Magisterio público ordinario de la Iglesia". También recordó el trabajo de la Comisión de Encuesta distinguiendo tres aspectos. 

“Sobre las primeras apariciones, cuando [los 'videntes'] eran niños, el informe más o menos dice que debemos seguir investigando. Sobre las presuntas apariciones actuales, el informe tiene sus dudas" y "tercero - dijo - el núcleo real del informe Ruini: el hecho espiritual, el hecho pastoral, la gente que va y se convierte, la gente que se encuentra con Dios, que cambia la vida. Para eso no hay varita mágica, y este hecho espiritual-pastoral no se puede negar”.

El cuidado de los peregrinos
También hay un fuerte enfoque en la piedad popular a menudo manifestada por el Papa. En 2018 Francisco nombró al arzobispo polaco Henryk Hoser, visitador apostólico de carácter especial para la parroquia de Medjugorje: una tarea exclusivamente pastoral, en continuidad con la misión del Enviado especial de la Santa Sede para la parroquia de Medjugorje, confiada siempre a monseñor Hoser el año anterior y concluida. 

"La misión del visitador apostólico -explicó la Oficina de Prensa del Vaticano- tiene el propósito de asegurar un acompañamiento estable y continuo de la comunidad parroquial de Medjugorje y de los fieles que van allí en peregrinación, cuyas necesidades requieren una atención especial".

Un signo de atención, nuevamente, al año siguiente, en 2019, cuando el papa Francisco decide autorizar las peregrinaciones a Medjugorje, que a partir de ese momento podrán ser organizadas oficialmente por diócesis y parroquias y ya no se realizarán solo de forma "privada", como era antes.

Oración y encuentro
La sensibilidad para quienes van a este lugar también parece ser el mensaje que Francisco envió el año pasado a los participantes en el Festival de la Juventud, que se lleva a cabo en Medjugorje durante 30 años, en el que los instó a "descubrir otra forma de vida", diferente a lo que ofrece la cultura de lo provisional”. 

Estar con el Señor, dijo el Papa a los jóvenes, es, de hecho, dar sentido a la vida. Otro hecho reciente que involucró a la parroquia dedicada a Santiago, en Medjugorje: este lugar fue elegido como parada en el llamado "maratón" para rezar, como lo deseaba el papa Francisco, por el fin de la pandemia y la reanudación de la actividad. 

Un "relevo" de oración que involucró, el pasado mes de mayo, a 30 lugares marianos en el mundo y fue difundido por los medios vaticanos. El 15 de mayo fue el día en que dirigió el rezo del Rosario en esta misma ciudad de Bosnia y Herzegovina, con especial atención a los migrantes.

Cabe señalar que tanto el nombramiento de monseñor Hoser como la decisión sobre las peregrinaciones no entran en cuestiones doctrinales relativas a la autenticidad de la historia de los seis videntes sobre lo ocurrido a partir de junio de 1981, que aún no está concluido. 

Lo que emerge es que Medjugorje se configuró cada vez más como un lugar de encuentro, un lugar donde se vive la piedad mariana y un lugar, para muchos, a lo largo de los años, de regreso al Señor.+