Lunes 14 de junio de 2021

Los tailandeses están entusiasmados por la llegada del Papa

  • 6 de noviembre, 2019
  • Bangkok (Tailandia) (AICA)
"Entre los tailandeses hay grandes expectativas: muchos auspician que el Papa traiga también al Reino de Tailandia su mensaje de paz, misericordia y armonía", afirmó monseñor Paul Tschang In-nam, nuncio apostólico en Tailandia, Myanmar y Camboya, además es delegado apostólico en Laos, ante la inminente visita apostólica del papa Francisco a Tailandia, del 20 al 23 de noviembre.
Doná a AICA.org

“Entre los tailandeses hay grandes expectativas: muchos auspician que el Papa traiga también al Reino de Tailandia su mensaje de paz, misericordia y armonía”, afirmó monseñor Paul Tschang InâÂÂ?ÂÂ?nam, nuncio apostólico en Tailandia, Myanmar y Camboya, además es delegado apostólico en Laos, ante la inminente visita apostólica del papa Francisco a Tailandia, del 20 al 23 de noviembre.



La visita del pontífice “presenta a la Iglesia local una ocasión propicia para agradecer al Señor por las primeras obras de evangelización. Al mismo tiempo, exhorta a los católicos a seguir el ejemplo de los misioneros a través de un despertar de la vocación al anuncio”, señaló el nuncio en Tailandia en declaraciones a AsiaNews.



“Ya desde hace varios años –explicó monseñor Tschang- la Conferencia Episcopal de Tailandia deseaba invitar al Santo Padre. Este año, nuestro deseo se hizo realidad. Al inicio de 2019, recibí de mis superiores las primeras instrucciones de una posible llegada del pontífice a Tailandia. Ahora estamos en una gran espera por la venida del Santo Padre”.



El nuncio describió que “la atmósfera que envuelve al país es muy positiva” y añadió: “Noto que la población tailandesa está entusiasmada por la llegada del pontífice” y la comparó con la visita apostólica que en 1984 realizó el papa san Juan Pablo II. “En aquella ocasión el Papa encontró la oposición de los grupos radicales budistas y para calmar las aguas, tuvo que intervenir el rey Rama IX. El soberano definió al Papa como ‘su huésped personal’, haciendo callar las protestas”, explicó.



En cambio –continuó el nuncio- “el anuncio del viaje del papa Francisco no provocó ninguna reacción negativa: ahora el Santo Padre no es más considerado sólo como jefe de la Iglesia Católica, sino también un líder espiritual para toda la humanidad. Entre los tailandeses hay grandes expectativas: muchos auspician que el Papa traiga también al Reino de Tailandia su mensaje de paz, misericordia y armonía”.



Para los cerca de 390 mil católicos de Tailandia (el 0,8% de la población), 2019 es un año memorable. “Este año –recordó monseñor Tschang- la Iglesia local celebra el 350 aniversario de la institución canónica del vicariato apostólico de Siam -erigido en 1669”.



“Los católicos tailandeses conmemorarán este gran acontecimiento histórico, con el lema: ‘Discípulos de Cristo, discípulos misioneros’; lema que será utilizado también para la visita del Papa”.



Aún siendo una pequeña minoría, la comunidad católica vive contextos diversos en términos de evangelización. En el Norte es todavía una Iglesia ‘catecumenal’, animada por las conversiones de las comunidades tribales. Caso diferente es en Bangkok y en las grandes ciudades: aquí el catolicismo es más “institucional” e inmerso a fondo en el contexto tailandés. Pero, la dominante tradición budista, los matrimonios mixtos y el nacionalismo amenazan la relevancia del ser católico en la sociedad, señaló el prelado.



En un país donde cerca del 90% de los ciudadanos es budista, el diálogo religioso es uno de los principales frentes misioneros para los católicos. “La Iglesia local –señaló monseñor Tschang- está siempre comprometida. Las relaciones entre el catolicismo y el budismo están caracterizados por un respeto recíproco”, destacó.



“La visita del Santo Padre -concluyó el nuncio- seguramente reforzará este diálogo religioso, en el que la Iglesia local está bien comprometida. Él viene para alentarnos en la construcción de una sociedad capaz de auténticos valores humanos. Su presencia reforzará la fe de los católicos tailandeses y favorecerá la proclamación del Evangelio a Tailandia. Lo que nosotros esperamos es de parte de él un estímulo paterno”. +