Martes 3 de agosto de 2021

Los obispos del norte de Chile denuncian deportación de migrantes venezolanos

  • 7 de junio, 2021
  • Antofagasta (Chile) (AICA)
Los prelados de la provincia eclesiástica de Antofagasta expresan "rechazo y preocupación" por el hostigamiento que sufre la población migrante principalmente de nacionalidad venezolana.
Doná a AICA.org

“Como obispos de la Iglesia Católica en el Norte Grande pedimos el respeto al imperio de la Ley que debe regir todas las actuaciones de los organismos del Estado, más aún, cuando se trata de medidas que afectan la libertad ambulatoria de las personas que habitan el territorio nacional”, escriben los obispos de la provincia eclesiástica de Antofagasta en la declaración hecha pública el 5 de junio, expresando “rechazo y preocupación por los actos de detención, deportación y hostigamiento que ha sufrido la población migrante del Norte Grande por parte de la Administración del Estado”.

Los prelados recuerdan que desde febrero del presente año “hemos observado con mucho pesar las situaciones de detención y deportación que sufrieron personas migrantes, principalmente de nacionalidad venezolana”. 

Con especial aprensión escucharon también el anuncio del Gobierno sobre que se llevarán a cabo 15 vuelos de deportación durante el 2021, el primero de los cuales se realizó el día 25 de abril en la ciudad de Iquique. 

“Lamentablemente, tal operativo se ha replicado este viernes y sábado, siendo la deportación mañana domingo 6 de junio, pretendiendo trasladar a los detenidos desde Santiago y otras localidades a Iquique, para finalmente ser conducidos a Venezuela”.

Los obispos denuncian: “Tomamos conocimiento que los actuales procesos de detención y deportación adolecieron de importantes vicios de legalidad”, recordando que la Corte Suprema remarcó “reiteradamente la ilegalidad de los actos administrativos que expulsan a las personas migrantes y la forma en que su materialización se llevó a cabo”.

En su declaración los obispos subrayan además que estas deportaciones se están realizando dentro del plazo que la nueva Ley de Migración y Extranjería, para que las personas migrantes que hayan cometido ingreso clandestino salgan voluntariamente del país. 

“Deportar a las personas en este escenario es convertir el contenido del artículo 8° transitorio en letra muerta. Más aun cuando las fronteras terrestres del país se encuentran cerradas y las condiciones para salir de Chile a otros destinos siguen siendo sumamente difíciles y costosas a causa de la pandemia”.

Por último, expresan una gran preocupación porque la mayoría de las personas afectadas por estas políticas migratorias son nacionales venezolanos, “quienes en su mayoría salieron de su país de origen en condiciones prácticamente forzosos, convirtiéndose en personas que requieren especial protección por parte de los organismos internacionales y ciertamente nuestro país”, por ello piden que se busquen caminos viables y humanitarios que permitan que Chile y el resto de los países de la región “asuman la realidad que vive nuestro subcontinente”.

El texto de la declaración, recibido en AICA, está firmado por los obispos Ignacio Ducasse Medina, arzobispo de Antofagasta; Moisés Atisha Contreras, obispo de San Marcos de Arica; Guillermo Vera Soto, obispo de Iquique y Óscar Blanco Martínez, obispo de San Juan Bautista de Calama.+