Jueves 16 de septiembre de 2021

Lomas de Zamora celebró a su patrona, Nuestra Señora de la Paz

  • 25 de enero, 2021
  • Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA)
Con una misa presidida por el obispo, monseñor Jorge Lugones SJ, la diócesis de Lomas de Zamora celebró las fiestas patronales en honor de Nuestra Señora de la Paz.
Doná a AICA.org

El obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, presidió el 24 de enero la misa en honor de Nuestra Señora de la Paz, patrona de la diócesis.

La celebración eucarística tuvo lugar en el atrio de la catedral, y fue concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Ignacio Medina; el obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez; el vicario general de la diócesis y párroco de la catedral, presbítero Hugo Barrios; el rector del seminario “De la Santa Cruz”, presbítero Daniel Bossio; y otros sacerdotes presentes.

Con la celebración de la fiesta patronal, la diócesis clausuró en este día, coincidente con el Domingo de la Palabra de Dios, el Año Mariano Nacional en conmemoración de los 400 años del hallazgo de la Virgen del Valle en Catamarca.

“Finalizado ya el Año Mariano Nacional, damos gracias por el cuidado maternal de la Virgen del Valle para nuestra Patria. Hoy con gozo celebramos la solemnidad de nuestra Señora Madre y Reina de la Paz, patrona de nuestra diócesis”, expresó el obispo en su homilía.

Y en ocasión del Domingo de la Palabra de Dios, destacó: “Es tan importante estar atentos a la Palabra, escuchar… la que nos puede llegar en cualquier momento de la vida y cambiárnosla por completo, como a María…y la que puede pulir nuestras palabras cotidianas, transformando nuestras miradas, nuestros afectos, nuestros esquemas en una vida más coherente con nuestro compromiso cristiano”.

“Suplicamos a nuestra Madre, Reina de la Paz, con gran esperanza y confianza, la anhelada paz social que nos identifica como pueblo y no como multitud”, pidió monseñor Lugones, y agradeció a los fieles “por ayudarnos en este santuario a rogar por la paz y la salud de los argentinos, en medio de la difícil prueba de la pandemia, para no sucumbir en el desconcierto, el temor, la ansiedad y más aún la descalificación del prójimo que nos devoran la esperanza”.+

» Texto completo de la homilía