Jueves 13 de mayo de 2021

Llamamiento a los gobiernos de Chile y Bolivia ante la crisis de los migrantes

  • 4 de marzo, 2021
  • Santiago (Chile) (AICA)
Instituciones eclesiales comprometidas con los migrantes que trabajan en la frontera Bolivia-Chile, piden una respuesta urgente a la crisis migratoria cada vez más dramática.
Doná a AICA.org

“No queremos una sociedad insensible y poco solidaria” afirman las instituciones eclesiales comprometidas con los migrantes que trabajan en la frontera Bolivia-Chile, dirigida a los gobiernos de las dos naciones para que la respuesta a la migración forzada venga de “políticas públicas basadas en el respeto a los derechos humanos, a la libertad de tránsito y a la protección internacional".

En el mensaje, firmado por la Caritas nacional y local de los dos países, la Fundación Scalabrini, el Instituto Católico Chileno de Migraciones (Incami) y World Visión Arica, se insta a una respuesta urgente a la crisis migratoria cada vez más dramática en la frontera entre los dos países.

“La migración, causada por la violencia, la pobreza, la intolerancia, el abuso de poder y la falta de justicia se han convertido en los Herodes de estos tiempos y han abierto una profunda herida en la región Latinoamericana. Miles de hombres y mujeres son impulsados a huir de sus países y hogares en busca de una vida digna” se lee en la carta.

Hombres, mujeres, jóvenes y niños, caminan con el temor constante de ser detenidos, de convertirse en víctimas de traficantes o de perder la vida en el intento. El hambre, la incertidumbre y la desesperanza, acentuados más aún por las actuales condiciones de pandemia sanitaria, son sus compañeros de viaje.

“Por años hemos visto y acompañamos los rostros de la migración forzada. También en estas últimas semanas, viendo la situación de hermanos migrantes en la frontera que compartimos Chile y Bolivia, hemos procurado ayudar y crear conciencia de esta realidad”, para que no se convierta en algo normal la violencia, la xenofobia, la exclusión, la explotación laboral, la trata o el tráfico o las muertes anónimas que los afectan.

Después de recordar que la indiferencia no es una opción del cristiano, las instituciones eclesiales pro-migrantes que trabajan en la frontera Bolivia-Chile, hacen un llamamiento a los gobiernos para que den una respuesta a la migración forzada a través de políticas públicas adecuadas, recordando la necesidad de que “se promuevan y fortalezcan políticas públicas dirigidas a responder a las necesidades de las poblaciones vulneradas de los países de acogida, para que en nuestro continente alcancemos condiciones de bienestar, justicia social, respeto y promoción de los derechos de todos sus habitantes”.

Por último, los signatarios expresan la esperanza de que los gobiernos abran sus fronteras a “los que buscan vivir en paz, en busca de la unificación de las familias y de ser una esperanza de vida”, y vean en las instituciones eclesiales y no eclesiales como “aliados para promover soluciones sostenibles, solidarias y dignas a la migración forzada”. +