Jueves 20 de enero de 2022

Liberan al padre Jacques Mourad, secuestrado en mayo por el Estado Islámico

  • 12 de octubre, 2015
  • Homs (Siria)
"Estamos muy agradecidos con el Señor misericordioso por este regalo. Y sin duda queremos también agradecer a todos los amigos del mundo que rezaron por Jacques y por nuestra comunidad monástica, cristianos, musulmanes u otros, incluso a aquellos que no creen, por su solidaridad y cercanía". Con estas palabras, el sacerdote Jihad Youssef, monje de la comunidad monástica siria de Deir Mar Musa, explicó a la Agencia Fides su alegría y gratitud por la liberación del sacerdote sirio Jacques Murad. El sacerdote católico había sido secuestrado por el Estado Islámico el 21 de mayo, en el monasterio de Mar Elian del que era superior y fue liberado este domingo 11 de octubre. Según fuentes de la eparquía de Homs el sacerdote está bien físicamente y ayer celebró la misa del domingo en Zaydal, ciudad al sudeste de Homs.
Doná a AICA.org
"Estamos muy agradecidos con el Señor misericordioso por este regalo. Y sin duda queremos también agradecer a todos los amigos del mundo que rezaron por Jacques y por nuestra comunidad monástica, cristianos, musulmanes u otros, incluso a aquellos que no creen, por su solidaridad y cercanía". Con estas palabras, el sacerdote Jihad Youssef, monje de la comunidad monástica siria de Deir Mar Musa, explicó a la Agencia Fides su alegría y gratitud por la liberación del sacerdote sirio Jacques Murad.

El sacerdote católico había sido secuestrado por el Estado Islámico el 21 de mayo, en el monasterio de Mar Elian del que era superior y fue liberado este domingo 11 de octubre. Según las fuentes de eparquía de Homs, el sacerdote está bien físicamente y ayer celebró la misa del domingo en Zaydal, ciudad al sudeste de Homs.

En el mes de mayo, el religioso fue secuestrado por tres hombres enmascarados en la ciudad de Al-Qaryataïne, a 140 kilómetros al noroeste de Damasco, en dirección a Palmira.

El monasterio de Mar Elián, que se encuentra en las afueras de Qaryatayn, durante la guerra había representado un oasis de paz y hospitalidad en el corazón de una zona de guerra. El padre Jacques, junto con un abogado suní, habían hecho de mediadores para garantizar que el centro urbano de 35 mil habitantes se salvase durante largos períodos de los combates entre el ejército gobernativo y los milicianos anti-Assad.

El Monasterio recibió cientos de refugiados, entre ellos más de un centenar de niños menores de diez años. El pasado mes de agosto los yihadistas del Estado Islámico tomaron el control de la zona y devastaron el monasterio.

Durante su ofensiva en el sudeste de Homs, los yihadistas tomaron como rehenes a unos 270 cristianos y musulmanes de la zona de Qaryatayn. En los últimos días, en los sitios web yihadistas se difundió un vídeo de un grupo de cristianos de Qaryatayn mientras firmaban el "acuerdo de pago" del Estado Islámico del impuesto de la Jizya para seguir viviendo en sus casas, en territorio controlado por el auto-proclamado Estado islámico. Las imágenes de esa reunión, que tuvo lugar en una sala de conferencias, ya habían sido publicadas a fines de agosto. Tanto en el video como en las fotos, entre los participantes a ese acto aparecía la figura del padre Murad.

El padre Murad es parte de la comunidad monástica de Deir Mar Musa, fundada por el sacerdote jesuita Paolo Dall´Oglio, desaparecido en el norte de Siria el 29 de julio de 2013, mientras estaba en Raqqa, un bastión del Estado Islámico de yihadistas.