Miércoles 29 de junio de 2022

Las Oblatas iniciaron un año jubilar por bicentenario de la fundadora

  • 22 de marzo, 2022
  • Roma (Italia) (AICA)
Con un encuentro virtual al que se sumaron más de 200 religiosas de la Familia Oblata alrededor del mundo, comenzó el año jubilar para dar gracias por la vida y obra de Antonia María de Oviedo.
Doná a AICA.org

Con el propósito de dar gracias por la vida y obra de la Madre Antonia María de Oviedo, fundadora de las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, en el bicentenario de su nacimiento, se dio inicio el pasado 19 de marzo al año jubilar bajo el lema “Vivió lo que creyó, anunció lo que vivió”, que se extenderá hasta el 16 de marzo de 2023.

La apertura del Bicentenario se celebró de manera muy festiva, a pesar de ser virtual, y contó con la participación de más de 200 religiosas desde los países donde se encuentran presentes las oblatas.

El acto comenzó con unas palabras de acogida y agradecimiento por parte de la superiora general, hermana Lourdes Perramon, quien tomando el lema del jubileo, señaló tres creencias que sostuvo Madre Antonia: “Creyó en Dios, viviendo con gran profundidad todos los pasos significativos en su vida de fe”, “creyó en las mujeres” con una “mirada pedagógica y evangélica” que le permitió “instaurar la pedagogía del amor” y “creyó en el proyecto que iniciaba y en quienes junto con ella y Serra lo impulsaron” que “configuró toda su vida”.

Por su parte la hermana Marisa Cotolí, vicepostuladora en la causa de beatificación de Antonia María de la Misericordia (declarada Venerable en 1962) y miembro de la Comisión del Bicentenario, leyó la biografía de la Madre Fundadora, acompañándose de unas originales ilustraciones.

Después se anunciaron los tres ganadores del Concurso de Cortos sobre la vida y misión de Antonia: el primer premio fue para el corto realizado por el Colegio Santísimo Redentor, de Ramos Mejía, Argentina. La Comisión recibió un total de 29 vídeos procedentes de España, Colombia, Brasil, Portugal y la Argentina.

Las Hermanas Oblatas desean que la celebración del Bicentenario no esté centrada sólo en el momento del nacimiento de Antonia -un regalo de Dios para la sociedad y para la Iglesia-, sino también en los valores que se fueron fraguando en su vida, lo que aprendió, interiorizó y entregó en todos esos años como institutriz y fundadora.

Al mismo tiempo, la Congregación quiere proyectar externamente su propio carisma, recibido por José María Benito Serra y Antonia María de Oviedo y Schönthal. Es una oportunidad de desplegar y anunciar el carisma, dar a conocer la vocación y animar a otras personas a vivir la misión oblata, como hizo Antonia María de la Misericordia a lo largo de su vida.

La presencia Oblata hoy, extendida en quince países, es un referente del compromiso cristiano y solidario con la mujer en contexto de prostitución y víctimas de trata con fines de explotación sexual.

Para conocer la vida de los fundadores y la misión Oblata en la actualidad en www.hermanasoblatas.org. Además de realizar una visita virtual en 360 grados de la habitación de Antonia, perfectamente conservada, en la Casa de Ciempozuelos, hay otro espacio para orar o encender una vela en la capilla virtual de la Fundadora.

El Centro Madre Antonia, en Rosario, cumplió 25 años
El pasado 16 de marzo, además de celebrar el 200 aniversario del nacimiento de la Madre Antonia, el Centro Madre Antonia, en Rosario, provincia de Santa Fe (Argentina), festejó sus primeros 25 años.

“El proyecto Centro Madre Antonia se caracteriza por ser un lugar de encuentro, fraternidad, alegría y capacitación. Donde cada mujer tiene un proceso personal de crecimiento integral intelectual, espiritual y psicológico. Hacemos juntas un camino de Redención”, destacaron las religiosas oblatas en su sitio web.+