Jueves 22 de febrero de 2024

Las Cáritas de América Latina reclaman políticas que garanticen los derechos de los más vulnerables

  • 21 de mayo, 2020
  • Maracaibo (Venezuela)
Las Cáritas de América Latina y el Caribe alertaron de los graves efectos económicos y sociales que la pandemia causada por el coronavirus está provocando en todos los países de la región.
Doná a AICA.org

Las Cáritas de América Latina y el Caribe alertaron de los graves efectos económicos y sociales que la pandemia causada por el coronavirus está provocando en todos los países de la región.



En un reciente comunicado hecho público por el Selacc (Secretariado Latinoamericano y Caribeño de Cáritas), se subraya cómo “el impacto de las medidas necesarias para la contención del contagio hace que en innumerables familias se amplíe su situación de vulnerabilidad por no tener sus necesidades básicas atendidas”.



Las Cáritas del continente instan a los Gobiernos a ”asumir una actitud solidaria y eficiente para garantizar la sobrevivencia y la dignidad de nuestros pueblos, especialmente a los más desprotegidos, a través de políticas públicas y acciones que se enfoquen en salvaguardar como interés prioritario la dignidad humana y el bien común”.



Asimismo, advierten que las medidas de aislamiento decretadas por las autoridades impiden a estas familias “el acceso a espacios que garanticen el ejercicio de sus derechos y el consecuente aumento de situaciones de conflicto”.



“Estamos, y seguiremos viviendo en el próximo período, un proceso profundo de crisis y recesión –señalan las Cáritas latinoamericanas—, no sólo desde el punto de vista económico, sino también en las dimensiones sociales, políticas, culturales y ambientales, relacionadas a la existencia de la vida, donde encontramos que uno de los grandes desafíos de la grave crisis actual que afecta globalmente a los más pobres y vulnerables, es garantizar alimentos de calidad para la población, y todos aquellos otros servicios que dan calidad de vida, como agua potable, luz eléctrica, educación y medicamentos”.



Políticas públicas solidarias y eficientes

Todos estos retos económicos “pueden resolverse con economías y políticas económicas al servicio de las personas y, por ende, de nuestros pueblos”, añade el comunicado. Para ello, es necesario que las prioridades de los Gobiernos de América Latina y El Caribe, que “están priorizando salvar algunos sectores dominantes vinculados a los mercados financieros, a través de la ampliación de periodos de gracia, disminución de tasas de interés, reprogramaciones de deudas, o adquiriendo nuevas deudas”, incluyan también las necesidades de las personas más vulnerables.



En palabras de las Cáritas de la región, “es el momento que el Estado asuma una actitud solidaria y eficiente para garantizar la sobrevivencia y la dignidad de nuestros pueblos, especialmente a los más desprotegidos, a través de políticas públicas y acciones que dejen atrás negociaciones partidistas y electorales, y se enfoquen en salvaguardar como interés prioritario, la dignidad humana y el bien común”.



De manera concreta, “los gobiernos deben diseñar y ejecutar acciones más efectivas que ayuden a solventar los problemas de salud, alimentación, transporte, fuentes de empleo e infraestructura sanitaria. La cuarentena y el confinamiento no solo debe ser factor de protección para la salud, sino también de protección de los derechos humanos y el derecho al trabajo con una remuneración digna”.



Respuestas de Cáritas a los retos de la pandemia

El comunicado se refiere, también, a las respuestas que todas las Cáritas de América Latina y el Caribe Durante está llevando a cabo para responder a esta emergencia, y que incluyen tanto estrategias de sensibilización e información sobre las medidas de prevención del contagio como campañas de distribución de alimentos, productos de higienes, atención a personas mayores y reclusos, junto a ayuda de emergencia a orfanatos, comunidades indígenas, comunidades rurales y personas migrantes que por situaciones de falta de empleo y recursos retornan a sus países de origen o quedan inmovilizados en países de acogida sin garantías sociales, entre otras muchas. +