Sábado 26 de noviembre de 2022

Las autoridades indias demolieron una estatua de Jesús

  • 24 de febrero, 2022
  • Karnataka (India) (AICA)
Continúa la persecución de los cristianos en la India. En Gokunte, Karnataka, la estatua de Jesús y el Vía Crucis fueron destruidos.
Doná a AICA.org

La administración local de Mulbagal, ciudad de la India en el distrito de Kolar, estado de Karnataka, demolió una imagen de Cristo colocada hace 18 años, en la aldea de Gokunte, a pesar de la oposición de los habitantes de la aldea, afirmando que cumplían órdenes del Tribunal Superior, cuando el caso todavía está pendiente en el tribunal.

Hace mucho tiempo que los ultranacionalistas hindúes reclaman el terreno donde se encuentra la iglesia local.

El funcionario regional de Mulbagal, Shobhita, dio el visto bueno a la demolición alegando que la estatua fue construida en un terreno público reservado para el pastoreo de animales y afirmó que el Tribunal Superior había ordenado que la sacaran. Pero los cristianos locales respondieron que en realidad la estatua fue derribada ilegalmente porque el caso todavía se encuentra pendiente en el tribunal, según informó la agencia AsiaNews.

El 14 de febrero, el administrador y cientos de policías llegaron al pueblo de Gokunte. La estatua de Cristo, de unos 6 metros de altura, fue destruida alrededor de las 3 de la madrugada a pesar de la oposición de los residentes locales.

"Actuamos de acuerdo con las órdenes del Tribunal Superior. Después de siete u ocho audiencias, el tribunal ordenó la demolición y envió una notificación a la Iglesia al respecto", dijo el funcionario Shobhita. Agregó que la orden de demolición había sido emitida en marzo del año pasado y la administración local tenía plazo hasta ayer para presentar el informe de cumplimiento al Tribunal.

Sin embargo los dirigentes cristianos cuestionaron estas afirmaciones del funcionario y afirmaron que el caso todavía estaba pendiente. El padre Theres Babu, sacerdote y abogado, dijo que nunca se había recibido ninguna carta con el aviso de demolición.

“El caso sigue pendiente en los tribunales. El gobierno dijo varias veces que había enviado una carta, pero no está claro si era una sentencia. En cualquier caso, nadie nos mostró la orden”, explicó el padre Babu.

Ryappa, un fiel cristiano de Gokunte, contó a AsiaNews que los residentes locales se opusieron a la decisión: “Había cientos de agentes de policía. Nosotros orábamos alrededor de la estatua desde 2004, pero no nos escucharon y la quitaron con excavadoras”.

"Aunque le pedimos a la administración que retirara la estatua de manera segura y nos la entregara - sigue contando Rayappa - la demolieron y se la llevaron con un tractor. También destruyeron un arco y una decena de estatuas pequeñas. Las habíamos construido destinando para eso una parte de los fondos y trabajando duro".

La estatua se encontraba cerca de la iglesia de San Francisco Javier y fue colocada en 2004. Los habitantes de Gokunte explicaron que el recurso ante el tribunal fue presentado por algunos miembros de organizaciones pro-hindúes.

El sacerdote de la iglesia de San Francisco Javier, que no quiso ser identificado, dijo que estaba en estado de shock tras la demolición.

"Durante décadas hemos recibido cartas reclamando el terreno. Pero siempre continuamos con nuestras actividades porque teníamos el título de propiedad, explicó a AsiaNews el sacerdote. Sin embargo el año pasado un miembro del ultranacionalismo hindú de Bangarpet presentó un pedido ante el Tribunal Superior y difundió noticias falsas diciendo que habíamos ocupado 300 acres de tierra”.

"¿Esta ley se aplica solo a ciertos grupos religiosos y no a las minorías? ¿Solo los cristianos tienen este problema? ¿De dónde viene esta discriminación?”, se preguntó por su parte el arzobispo de Bangalore, monseñor Pedro Machado, asumiendo que las autoridades habían sucumbido a las presiones de los fundamentalistas para destruir el ambiente de paz y armonía en el pueblo. “¿Algún acto de bondad hacia la comunidad cristiana por parte del gobierno es una expectativa demasiado grande? Tenemos miedo de nuevos ataques tan brutales”, dijo el prelado indio.

Esta no es la primera vez que esto sucede en el estado de Karnataka. Hace una semana, el Centro de la Santa Cruz de San Antonio. En total, se llevaron a cabo seis demoliciones similares en los últimos dos años y las iglesias fueron atacadas sistemáticamente. “Rezamos y esperamos que el gobierno proteja, no obstante, nuestros lugares de culto y símbolos religiosos y que no siga hiriendo los sentimientos religiosos de los cristianos”, concluyó el obispo.

El pueblo de Gokunte, a sólo dos kilómetros del límite con Andhra Pradesh, tiene una población de entre 500 y 600 personas. A excepción de cuatro familias, todos los habitantes profesan la religión católica.+