Miércoles 1 de febrero de 2023

La Virgen, el pulmón de la pastoral carcelaria en Jujuy

  • 13 de diciembre, 2022
  • Jujuy (AICA)
El padre Aldo Ramos, capellán penitenciario, brindó su testimonio acerca de la evangelización en ese ámbito.
Doná a AICA.org

Hay tres momentos centrales que marcan el año de la pastoral carcelaria de Jujuy: la visita de la Virgen de Punta Corral; en julio, la fiesta de la Virgen del Carmen, patrona de la institución; y, en octubre, la visita de la imagen peregrina de la Virgen del Rosario.

Esta última recorre todas las dependencias del Servicio Penitenciario de la provincia, visitando tanto al personal como a los privados de la libertad que, a su vez, tienen peregrinaciones internas y celebraciones eucarísticas. Por otro lado, también recorre las instalaciones del Instituto Universitario Provincial de Seguridad (IUPS), que es la escuela de formación de futuros policías y penitenciarios.

“Es una gran fiesta lo que se vive, y luego de las celebraciones en dichos establecimientos tanto el Servicio Penitenciario como el IUPS realizan su respectiva peregrinación hacia el Santuario de Río Blanco”, explicó el padre Aldo Ramos, capellán del Servicio Penitenciario de Jujuy.

Destacando la realidad de la evangelización que sucede en el interior de la pastoral carcelaria, el sacerdote señaló que los privados de la libertad cuentan con días y horarios específicos para el culto, y además tienen talleres de Biblia, catequesis de Bautismo, Comunión y Confirmación, y talleres de música.

Entre las actividades que realizan en el penal, también participan de un coro y de un ministerio de música (específicamente, una banda de sikuris), con los que realizan conciertos de Pascua y de Navidad, entre otros.

El padre Aldo contó que su tarea es acompañar el proceso de carcelación de cada uno de los detenidos y asistirlos espiritualmente, y subrayó que en ellos ve una fuerte expresión de fe, piedad y fervor. Otra cosa que resaltó fue que el privado de la libertad ingresa en la capilla e inmediatamente se pone de rodillas delante del Sagrario, y no se va de la capilla sin antes ponerse de rodillas y saludar al Santísimo.

Sin dudas, todo este movimiento da como fruto testimonios de conversión: muchos de los que ya se fueron en libertad vuelven a trabajar, a conectarse con sus familias, a caminar en la fe. Una frase dicha por uno de ellos lo confirma: “Si esto no es reinserción social, ¿qué es?”

La Iglesia de Jujuy invita a orar tanto por los privados de libertad como por aquellos que tienen la difícil tarea de acompañarlos. Más información en la página de la Diócesis. +