Lunes 24 de enero de 2022

La Santa Sede pide ante la ONU apoyar los esfuerzos humanitarios en Afganistán

  • 25 de agosto, 2021
  • Ginebra (Naciones Unidas) (AICA)
El representante del Vaticano ante las Naciones Unidas renovó la petición del Papa de establecer una mesa de diálogo y defender los derechos humanos en el país asiático.
Doná a AICA.org

Monseñor John Putzer, encargado de la misión permanente de la Santa Sede ante la ONU y otras organizaciones internacionales en Ginebra, tomaron parte en la 31ª sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Durante su intervención, el representante pontificio explicó que el Vaticano está siguiendo "con gran atención y profunda preocupación" la situación en el país asiático. 

El prelado ratificó la petición realizada por el papa Francisco durante el Ángelus del pasado 15 de agosto, en el que solicitaba "rezar al Dios de la Paz para que cese el estruendo de las armas y que se encuentre una solución en la mesa de diálogo".

Además, el representante de la Santa Sede exhortó a los diferentes países implicados a "reconocer y defender el respeto a la vida humana y los derechos fundamentales de toda persona, incluyendo el derecho a la vida, la libertad de religión, de circulación y de reunión pacífica".

El diplomático también se refirió a los logros alcanzados durante los últimos años en el país, ahora amenazados por el nuevo régimen instaurado por los insurgentes. En este sentido, explicó que "es de vital importancia apoyar el éxito y la seguridad de los esfuerzos humanitarios en el país, con un espíritu de solidaridad internacional, para no perder los progresos realizados, especialmente en las áreas de salud y educación".

Por último, se refirió a la aplicación de un "diálogo inclusivo" como la forma "más poderosa" para conseguir la paz. También hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que "pase de las declaraciones a la acción", acogiendo a los refugiados que huyen del nuevo régimen talibán "con un espíritu de fraternidad humana".

Desde el estallido de la crisis en Afganistán debido a la toma del poder por parte de los talibanes, instaurando lo que han denominado el Emirato Islámico de Afganistán, la Iglesia no ha cesado en sus intentos de llamar a la búsqueda de una solución pacífica entre los bandos. Además, en lo referente a los refugiados que escapan del territorio por miedo a la represión talibán, el Vaticano no ha dejado de pedir acciones de solidaridad a los diversos miembros de la comunidad internacional.

Durante el Ángelus del 15 de agosto, el Santo Padre se refirió a la situación de los afganos, pidiendo el establecimiento de una mesa de diálogo para solucionar la situación: "Sólo así la martirizada población de aquel país -hombres, mujeres, ancianos y niños- podrá regresar a sus casas, vivir en paz y seguridad en el pleno respeto recíproco", manifestaba el pontífice.+