Sábado 31 de octubre de 2020

"La salud espiritual de los mendocinos también merece ser respetada y alentada"

  • 2 de septiembre, 2020
  • Mendoza (AICA)
El arzobispo Marcelo Colombo expresó su "asombro" por las declaraciones del gobernador de Mendoza al anunciar la decisión de reducir de 30 a 10 el número de asistentes a las celebraciones religiosas.

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, cuestionó las declaraciones del gobernador provincial Rodolfo Suárez, al anunciar la reducción de 30 a 10 el número de personas que podrán asistir a las celebraciones religiosas en el marco de las nuevas medidas para prevenir el coronavirus ante el aumento de casos positivos.

“Nos asombran y lamentamos mucho, las declaraciones del Señor Gobernador en relación a su diálogo con numerosos sacerdotes a quienes habría instado a desalentar la participación religiosa”, expresó en un comunicado.

“Ciertamente no nos constan esas conversaciones con el clero de Mendoza”, sostuvo, y recordó: “Esta Iglesia tiene una institucionalidad y responsables”.

El arzobispo mendocino consideró que “la ligereza de esas palabras deja a la vista la falta de respeto con que se nos trata, sin valorar el cumplimiento cuidadoso con que se actuó desde el comienzo de la cuarentena”, y se quejó: “Más consideración han merecido los gimnasios y restoranes”.

“La salud espiritual de los mendocinos también merece ser respetada y alentada”, aseveró.

Texto del comunicado

Queridos hermanos,

La preocupación por el Covid-19 no nos deja y el bien común nos sigue pidiendo esfuerzos adicionales que debemos afrontar en función de la vida que queremos proteger. El mandamiento del amor de Jesús nos urge en esa dirección. La realidad mendocina pide mayores cautelas en razón del incremento de casos, la extensión de la circulación del virus y la poca disponibilidad de camas de terapia intensiva.

En esta etapa de las disposiciones estatales, se restringe a diez personas el número de asistentes a las celebraciones religiosas en el Gran Mendoza. Hasta ahora no habíamos tenido ningún problema en materia de cumplimiento de disposiciones sanitarias, según pueden atestiguarlo los inspectores de los municipios. Quiero agradecer por ello, especialmente a los párrocos y sus colaboradores.

Nos asombran y lamentamos mucho, las declaraciones del Señor Gobernador en relación a su diálogo con numerosos sacerdotes a quienes habría instado a desalentar la participación religiosa. Ciertamente no nos constan esas conversaciones con el clero de Mendoza. Esta Iglesia tiene una institucionalidad y responsables; la ligereza de esas palabras deja a la vista la falta de respeto con que se nos trata, sin valorar el cumplimiento cuidadoso con que se actuó desde el comienzo de la cuarentena. Más consideración han merecido los gimnasios y restoranes. La salud espiritual de los mendocinos también merece ser respetada y alentada.

Exhorto a párrocos y responsables de comunidades parroquiales a cumplir estrictamente las nuevas medidas, de la misma manera que lo hemos venido haciendo hasta ahora, lo cual exigirá reestructurar según sus posibilidades las celebraciones previstas. Tenemos la misión de animar la esperanza de nuestro pueblo, seguir cuidando la vida y no desalentarnos frente a las adversidades.

Les pido que sigamos acompañando a nuestro pueblo con nuestra cercanía, consuelo y esperanza. A ello nos invitan el Señor y nuestra Madre del Rosario.

Informes: www.arquimendoza.org.ar.+