Viernes 14 de junio de 2024

Card. Parolin: 'La presencia cristiana en Oriente Medio debe ser más que solamente tolerada'

  • 31 de julio, 2023
  • Roma (Italia) (AICA)
El secretario de Estado dijo que los cristianos "forman parte de esos pueblos por derecho propio y siempre han contribuido a su desarrollo cultural, económico y político con dedicación y competencia".
Doná a AICA.org

“Los cristianos en Siria, Palestina, Líbano, Israel, Irak y cualquier otra nación son ciudadanos a los que se deben garantizar todas las libertades”, dijo el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, en su homilía durante una misa celebrada el domingo 30 de julio, en la Iglesia San Ignacio de Loyola en Roma, en memoria del sacerdote jesuita sirio Paolo Dall’Oglio, a diez años de su desaparición. 

“La presencia cristiana en Oriente Medio no debe ser simplemente ‘tolerada’”, añadió el cardenal en su sermón, recogido por Vatican News. Sostuvo además que los fieles locales “forman parte de esos pueblos por derecho propio y siempre han contribuido a su desarrollo cultural, económico y político con dedicación y competencia”.

El purpurado recordó, aparte de a ese jesuita secuestrado, a otros dos sacerdotes: el armenio católico Michael Kayal y el grecortodoxo Issab Mahfoud; también, al arzobispo Boulos Yazigi, metropolitano grecortodoxo, y a Youhanna Ibrahim, metropolitano siriortodoxo. No se tiene noticias de ninguno de ellos desde 2013, un año especialmente marcado por la guerra y la persecución religiosa en Siria. 

El cardenal Parolin insistió en redoblar los esfuerzos por encontrar sus cuerpos, “aunque sólo sea para hacer ese gesto de piedad que no se le puede negar a nadie, el de guardar luto, dando a sus cuerpos una sepultura digna”, petición que el Papa Francisco también ha realizado en numerosas ocasiones.

El secretario de Estado del Vaticano resaltó el diálogo con los musulmanes que Paolo Dall’Olio estableció en Siria, “animado por la fe en Cristo y el amor a sus hermanos”. Matizó que, para poder realizar ese intercambio, “no debemos ocultar nunca nuestra identidad de cristianos, sino mostrarla en su dimensión más verdadera”. Invitó a “hablar el lenguaje del Reino de los Cielos, que es el del respeto, el de la estima por el hermano”, y señaló que así se podrá sustituir “la lógica de la arrogancia, del orgullo, de las armas, de la discriminación y de la guerra” por otra que defininió como “la lógica del cielo”. Dijo que esta está caracterizada por “la caridad y la compasión”. Y opinó que, de esa manera, “el encuentro con el otro podrá convertirse en amistad”.

Parolin concluyó su homilía pidiendo “la gracia de la consolación” para los desaparecidos, sus familias, los sirios que permanecen en su tierra y los que se han refugiado en otros países. Y rezó para que “las heridas de los corazones rotos sean vendadas; los prisioneros, liberados; los afligidos, consolados; y las ciudades desoladas y los lugares devastados, reconstruidos”.+