Martes 26 de octubre de 2021

La fiesta de la Virgen del Rosario de San Nicolás trae alegría y esperanza

  • 25 de septiembre, 2021
  • San Nicolás (Buenos Aires) (AICA)
El santuario de San Nicolás volvió a recibir miles de fieles en la Festividad de Nuestra Señora del Rosario, como cada 25 de septiembre.
Doná a AICA.org

En el 38° aniversario de la presencia de la Virgen en San Nicolás, con el cielo celeste que acompañó la jornada, el santuario recibió a los fieles durante todo el día desde las 6, y el Campito volvió a llenarse de devotos en honor a Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás, como cada 25 de septiembre.

“La Virgen quiere regalarnos su alegría y su esperanza”, afirmó el obispo, monseñor Hugo Santiago, que presidió la misa central. “En este día tan hermoso se avizora una esperanza. La ciudad embellecida en torno al santuario es un símbolo de tiempo mejores”, alentó.

Luego, el prelado recalcó que “la alegría y el canto de la Virgen proviene de una confianza en Dios comprometida y con riesgo”. También mencionó ese compromiso en san José, que este año acompaña el lema: “Junto con San José, nos acogemos bajo tu amparo, Santa Madre de Dios”.

Luego, se refirió a la situación epidemiológica. “¿Quién de nosotros no se ha preguntado qué significado tiene la pandemia. Muchos, seguro, no hemos hecho una lectura correcta. Una cosa segura es que Dios no quiere el mal, por lo tanto, no quiere la pandemia. Y el catecismo responde: Dios no quiere el mal, pero lo permite porque es el único que puede sacar del mal un bien mayor. ¿Cuál es el bien mayor?”, preguntó.

Observó que la pandemia vino a traer dos rectificaciones. En primer lugar, expresó: “Creo que estábamos gestionando nuestra vida como si fuera nuestra y como si no tuviéramos nadie a quién rendir cuentas. Y la pandemia, a esta concepción errada la rompió en mil pedazos”.

Como segunda rectificación, remarcó que “nos olvidamos de la hoja de ruta, que es el evangelio”. Y advirtió que "fuimos hechos para encontrarnos con el otro, para la común- unión.” 

En cuanto a esto, señaló: “Lo noble de la humanidad que he encontrado en tiempo de pandemia está vivo. Hay gente que está dando la vida por el bien común”. Y nombró a los médicos y personal de salud a quienes los presentes les dedicaron un aplauso especial. 

“Lo noble de la humanidad está vivo”, argumentó el obispo y comentó varios ejemplos de sacerdotes, de personas privadas de su libertad que hicieron labores solidarias, de docentes. “Cuánta gente trabajando por el bien común. Somos seres sociales”, expresó y añadió: “El gesto del bien común tiene dos características, no es obligatorio, sale del bien común y se hace gratuitamente”. Con esta actitud de esperanza, concluyó con un grito de “viva la Virgen”.

La Virgen recibe a sus hijos
En este 38° aniversario, el santuario estuvo abierto a los fieles desde las 6, y se celebró misa en varias horas del día en El Campito. También los fieles pudieron venerar la imagen de la Virgen en el camarín. 

Los presentes se organizaron en burbujas que se indicaban en el exterior del santuario. 

La tradicional vigilia se realizó de forma exclusivamente virtual el viernes 24 a las 22 y terminó con la misa a las 00.+