Jueves 2 de diciembre de 2021

La diócesis de Neuquén despidió a su obispo, monseñor Bressanelli

  • 8 de septiembre, 2017
  • Neuquén (AICA)
El obispo ?ahora emérito- de Neuquén, monseñor Virginio Bressanelli SCJd, fue despedido por la comunidad neuquina con una misa de acción de gracias celebrada en la catedral, el martes 5 de septiembre. El prelado agradeció el cariño recibido y animó a los fieles a "tener una actitud firme y crítica frente a cosas" y a "cultivar la presencia del Señor".
Doná a AICA.org
Con una misa de acción de gracias, la comunidad neuquina despidió a monseñor Virginio Bressanelli SCJd, quien dejará la diócesis después de que el papa Francisco le aceptó la renuncia por edad tras casi seis años de gobierno pastoral en esta jurisdicción eclesiástica.

La Eucaristía se celebró el martes 5 de septiembre, a las 19, en la catedral María Auxiliadora, y convocó a numerosos fieles.

"Dios es maravilloso en cuanto a la capacidad de sorprendernos y la capacidad de seguir enamorándonos en cualquier situación de vida que estemos", expresó monseñor Bressanelli en su homilía y señaló que "no es la fuerza de uno la que hace al pastor", sino que es Dios quien "modela el corazón del pastor", a través de todas las situaciones de vida, a través de vínculos con las personas, a través de un sentido especial de lo que es el misterio de la Iglesia y a través también de algunas sorpresas muy personales, que en algún momento pueden ser hasta dolorosas.

"Muchas gracias Jesús, porque es mucho lo que he recibido. Me he sentido contento, bien acogido desde el comienzo y eso no es poca cosa", agradeció el obispo.

El prelado deseó a la Iglesia de Neuquén "que mire el futuro, las situaciones del presente, que sepa realmente tener una actitud firme y crítica frente a las cosas". Pero especialmente, "que sepa anunciar la luz, que sepa anunciar a Jesús", y llamó a "cuidar esta luz". "Cultivar la luz es cultivar la presencia del Señor", agregó.

[img]http://www.aica.org/subidas/2840.jpg[/img]

Además, pidió a la comunidad diocesana: "Anímense unos a otros para que nuestra fe sea realmente una fe auténtica, sea una fe simple, una fe comprometida, una fe presente en todas las realidades humanas".

Finalmente, monseñor Bressanelli prometió: "Rezaré mucho por todo el pueblo de Neuquén", y pidió "que el Señor bendiga a aquellas personas que han buscado ayuda y no la han encontrado, que bendiga a aquellas personas que quizá en mí mismo esperaban otra cosa y yo no he sabido escucharlas o no he sabido ver su necesidad". "Por eso, le digo a Dios: Señor, tú que eres tan bueno y misericordioso, que tu mano, tu corazón, tu gracia, llegue ahí donde yo no sé llegar o por pecado mío no llegué", concluyó.

Durante la celebración, representantes del presbiterio, de los diáconos permanentes, de los religiosos y de la juventud de la diócesis dirigieron algunas palabras de agradecimiento, en las que cada uno refirió su experiencia de pastoreo con monseñor Bressanelli. Destacaron su capacidad de escucha, su cercanía y su humildad.

[img]http://www.aica.org/subidas/2841.jpg[/img]

Toma de posesión de su sucesor
El 3 de agosto pasado, el Papa aceptó la renuncia, oportunamente presentada conforme a la norma canónica, de monseñor Bressanelli al gobierno pastoral de la diócesis de Neuquén.

Al mismo tiempo el Santo Padre nombró obispo de Neuquén a monseñor Fernando Martín Croxatto, de 60 años, actualmente obispo auxiliar de la diócesis de Comodoro Rivadavia.

Monseñor Croxatto tomará posesión de la diócesis el viernes 22 de septiembre, a las 17.30, durante una celebración eucarística en la catedral local.+